22 de junio de 2010

Medicamentos para el resfriado: Muertes asociadas a su uso en menores de dos años

Editado por Boletín Fármacos

Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del gobierno estadounidense señala que los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado pueden ser perjudiciales y hasta mortales para los niños más pequeños. La recomendación parte de la investigación de tres muertes de lactantes entre 1 y 6 meses que se ha relacionado con el uso de este tipo de medicamentos [1,2].

Según un estudio publicado el 12 de enero en Morbidity and Mortality Weekly Report, entre 2004 y 2005 aproximadamente 1.500 niños estadounidenses menores de 2 años acudieron a servicios de urgencias por presentar reacciones adversas a medicamentos para la tos y el resfriado [2]. Los tres bebés que murieron tenían entre uno y seis meses de edad, dos eran niños; y los tres se encontraron muertos en sus hogares [1].

En los casos de los niños fallecidos se hallaron en la autopsia niveles plasmáticos de pseudoefedrina que variaban entre 4.700 y 7.100 ng/ml, cuando las concentraciones tras una dosis terapéutica infantil normal deberían haber sido de 180 a 500 ng/ml [2], es decir entre nueve y catorce veces los niveles esperados cuando se ingieren las dosis recomendadas para niños de 2 a 12 años.

Uno de los bebés había recibido dos medicamentos para el resfriado y la tos, uno de venta con receta y otro de venta libre, y le habían sido administrados al mismo tiempo. Ambos contenían pseudoepinefrina. Dos de los niños habían tomado medicamentos recetados que contenían carbinoxamina, aunque no hubo niveles detectables en la sangre de la sustancia. Dos de los bebés tenían niveles detectables en sangre de dextrometorfano y de paracetamol [1]. 

Ninguna evidencia de eficacia
La FDA sólo aprobó el uso de medicamentos de venta libre para la tos y para el resfriado para niños mayores de dos años. Para los menores de dos, los estudios han concluido que esos medicamentos no son más eficaces que un placebo [3].

Una revisión del 2006 en la revista Respiratory Physiology and Neurobiology sugiere que los tratamientos antitusígenos actúan sobre todo a través de su sabor dulce y de un efecto placebo. Según esta revisión, el sabor dulce de los jarabes utilizados para tratar la tos del resfriado común ejerce su efecto provocando la secreción endógena de opiáceos, que son responsables de este efecto placebo [4].

En junio de 2006, la FDA tomó medidas para suspender la fabricación de medicamentos que contuvieran carbinoxamina (un antihistamínico) y exigió a los fabricantes que suspendieran su producción antes del 6 de septiembre de 2006, aunque todavía podría haber algunos productos que estén siendo distribuidos [1].

La Combat Methamphetamine Epidemic Act de 2006 (ley para combatir la epidemia de metanfetaminas), aprobada en marzo pasado, prohibió las ventas sin receta de productos que contuvieran pseudoepinefrina. Debido a esto, muchos laboratorios han eliminado este ingrediente de sus productos [1].

Recomendaciones
Los padres no deberían dar medicamentos sin consultar a un profesional de la salud, ni siquiera los de venta libre. Por un lado, muchos medicamentos de venta libre podrían estar siendo comercializados como productos para bebé aunque no tengan las dosis recomendadas por la FDA para este grupo de edad. Por otra parte, los medicamentos de venta libre podrían contener productos similares a los medicamentos que el pediatra está recetando.

Referencias:
1. Gardner A, Informe halla que los errores en las dosis acabaron con la vida de tres bebés y mandaron a otros 1.500 a la sala de emergencias, Healthday, 11 de enero 2007.
2. Los CDC alertan del uso de fármacos para la tos y el resfriado en lactantes, Jano On-line, 12 de enero de 2007. 
3. Ahorre: No utilice dextrometorfano o difenhidramida para la tos nocturna de los niños, Boletín Fármacos 2004;7(4). 
4.  Dobson R, Cough medicines' effect is mainly placebo, BMJ 2006;332:8.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DEJA TU COMENTARIO