22 de octubre de 2009

GUIA INICIAL DE MANEJO DE HTA


AQUI LES DEJO LA GUIA INICIAL DE TRATAMIENTO DE LA HIPERTENSION ARTERIAL QUE SE ENCUENTRA PUBLICADA POR LA NEW ENGLAND JOURNAL, MUY BUENA




RECUERDA, INGRESA A http://reflejo-cremasterico.blogspot.com/

20 de octubre de 2009

MEDICINA BASADA EN EVIDENCIAS

INTRODUCCIÓN

¿QUÉ ES MEDICINA BASADA EN EVIDENCIAS (MBE)?
Medicina basada en evidencias es la integración de la mejor evidencia con la experiencia clínica y los valores del paciente.
Por la mejor evidencia se entiende como la evidencia clínica relevante encontrada en la literatura médica, centrada en la investigación clínica y relacionada con a) precisión de pruebas diagnósticas (incluyendo la exploración física), b) marcadores de pronóstico, y c) eficacia y seguridad de regímenes terapéuticos, preventivos o de rehabilitación. La nueva evidencia detectada en la investigación bibliográfica, invalida pruebas diagnósticas y tratamientos previamente aceptados y las remplaza por las nuevas que sean más acuciosas, más poderosas, más eficaces y seguras.
Por experiencia clínica se entiende como la habilidad para utilizar nuestra destreza y conocimiento previo para identificar los problemas y diagnósticos del paciente, sus riesgos y beneficios de los posibles tratamientos así como sus preocupaciones y expectativas personales.
Por valores del paciente se entiende como las preferencias, preocupaciones y expectativas únicas que cada paciente externa durante la entrevista que deben quedar integrados en las decisiones clínicas que sirvan al paciente.

Cuando estos 3 elementos quedan integrados, el clínico y el paciente forman una alianza diagnóstica y terapéutica que optimiza el resultado clínico y la calidad de vida.

¿PORQUÉ EL SÚBITO INTERÉS POR LA MBE?
En realidad esta idea ya tiene mucho tiempo. Sus orígenes se identifican con el París pos revolucionario, cuando médicos como Pierre Louis rechazaron pronunciamientos autoritarios (el rechazo más dramático de Pierre Louis fue el de que la sangría era buena para el cólera) y basaron la verdad en la observación sistemática de los pacientes. Otros piensan que su origen es tan antiguo como la medicina China, durante el reinado del emperador Quianlong, donde se utilizaba el método “kaozheng” (“investigación de evidencias”), para interpretar los antiguos textos de Confucio.
En la era moderna esta idea se consolidó denominándola MEDICINA BASADA EN EVIDENCIAS (MBE) en 1992 por un grupo comandado por Gordon Guyatt de la Universidad McMaster de Canadá (2). Desde entonces el número de artículos escritos sobre MBE ha crecido exponencialmente (de una publicación en 1992 a 1000 en 1998) y el interés internacional ha llevado al desarrollo de 6 revistas de MBE publicadas en 6 idiomas diferentes, que resumen los estudios más relevantes de la práctica clínica y que en conjunto ya suman más de 175,000 artículos circulando por todo el mundo.

La rápida diseminación de la MBE se debe a 4 problemas actuales y a 5 desarrollos recientes.
Los 4 problemas avalados por un número cada vez más creciente de clínicos son:
1- La necesidad diaria de contar con información válida para el diagnóstico, pronóstico, tratamiento y prevención.(hasta 5 veces más por cada paciente internado (3) y el doble por cada 3 pacientes externos (4).
2.- Lo inadecuado de las fuentes tradicionales de información, por información anacrónica como en los libros de texto (5), frecuentemente errónea como la opinión de expertos (6), ineficiente por la educación médica didáctica (7), o voluminosa y variable en su validez para su uso clínico práctico en las revistas médicas (journals) (8).
3.- la disparidad entre nuestra capacidad diagnóstica y juicio clínico que aumenta con la experiencia y nuestra actualización de conocimientos (9) y la práctica clínica que declina con el tiempo (10).
4.- La imposibilidad de contar con unos cuantos segundos por paciente para encontrar y asimilar las evidencias (11), o para disponer de más de media hora por semana para lectura y estudio general (12).

Hasta recientemente, estos problemas eran insuperables para los clínicos de tiempo completo. Sin embargo, 5 acontecimientos han permitido revertir esta situación:
1.- El desarrollo de estrategias para localizar y valorar evidencias (por su validez y relevancia) (13)
2.- La creación de revisiones sistemáticas y resúmenes concisos de los efectos de la atención médica (representados por la Cochrane Collaboration) (14).
3.- La creación de revistas de MBE de publicación secundaria que incluyen sólo el 2 % de todos los artículos una vez validados para uso clínico inmediato, como: ACP Journal Club, Evidence-Based Medicine, Journal of Evidence-Based Health Care, Evidence-Based Cardiovascular Medicine, Evidence-Based Mental Health, Evidence-Based Nursing, y un gran número de secciones de MBE en las revistas médicas tradicionales..
4.- la creación de sistemas de información al alcance de nosotros en cuestión de segundos (11).
5.- la identificación y aplicación de estrategias efectivas de aprendizaje y mejoramiento continuo de la práctica clínica (15).

¿COMO PODEMOS PRACTICAR MBE ACTUALMENTE?
La práctica completa de la MBE comprende 5 pasos:
Paso 1.- Convertir la necesidad de información sobre prevención, diagnóstico, pronóstico, tratamiento, etiologías, etc. en una pregunta contestable.
Paso 2.- Buscar la mejor evidencia con la cual se conteste esa pregunta.
Paso 3.- Validar críticamente esa evidencia por su validez (cercana a la verdad), impacto (tamaño del efecto), y aplicación (utilidad en nuestra práctica clínica).
Paso 4.- Integrar dicha evaluación critica a nuestra pericia clínica y a la biología, valores y circunstancias de nuestro paciente.
Paso 5.- Evaluar la efectividad y eficiencia en la ejecución de los pasos 1 al 4 y buscar formas de mejorarlos con el tiempo.

Hay 3 diferentes modos o estilos diferentes de llevar a cabo estos 5 pasos. Todos incluyen la integración de la evidencia, cualquiera que sea, con la biología, valores y circunstancias especiales del paciente del paso 4, pero los otros pasos varían en su ejecución. En las situaciones con que nos encontramos todos los días (ej: angina inestable y trombo embolismo venoso), necesitamos estar actualizados y muy seguros de lo que hay que hacer en cuyo caso invertimos el tiempo y esfuerzo necesario en llevar a cabo los pasos 2 (buscar) y 3 (validación crítica) y operamos en el modo de “validación” en el que se insistirá más adelante.
En condiciones menos frecuentes (ej: arteritis temporal, intoxicación por aspirina), tendremos más tiempo de buscar evaluaciones críticas ya hechas por otros que describen el criterio explícito para decidir que evidencia seleccionaron y como decidieron que era válida. Es decir que nos ahorramos tiempo en el paso 3 (validación) y llevamos a cabo sólo el paso 2 (investigación bibliográfica), pero se restringe a fuentes bibliográficas que ya han hecho su evaluación crítica rigurosa como Cochrane Reviews, Best Evidence y otros. Hay una lista actualizada en http;//www.libray.utoronto.ca/medicine/ebm/. Cada vez es más fácil para el médico ocupado tener acceso a estas fuentes de información pre evaluadas, pero es importante asegurar el modo de búsqueda o de evaluación para estar tranquilos y seguros de que estamos ofreciendo a nuestros pacientes una atención médica basada en evidencias.

Esta tranquilidad falta en la tercera forma de práctica de MBE, en casos de padecimientos muy raros (neumonía durante rechazo de transplante cardiopulmonar), en donde, ciegamente aceptamos y aplicamos la recomendación recibida por una autoridad en esa especialidad. Esta forma replicante de MEB la aplican principalmente los estudiantes y residentes que todavía no han logrado su independencia y tienen que acatar las órdenes de sus médicos adscritos. El problema con este método replicante es que es ciego y si la indicación recibida del experto es realmente una autoridad en la materia (MBE en modo de evaluación) o es meramente una indicación autoritaria (Medicina Basada en Opinión, resultante de orgullo y prejuicio). Algunas veces podemos tener indicios sobre la validez de nuestro experto, por ejemplo: ¿cita referencias?, ¿es miembro de Cockrane Collaboration?. Si buscamos en la literatura y evaluamos críticamente las órdenes recibidas, nos daremos cuenta de que algunas son efectivas, otra resultan inútiles y otras hasta peligrosas, de tal manera que con el método replicante, nunca podremos estar seguros de lo que ocurrirá.


¿ES POSIBLE PRACTICAR ACTUALMENTE MBE?
La primera pregunta que surge es si ¿actualmente hay médicos trabajando con este método?. Parece que sí. En Inglaterra, de los médicos que respondieron a una encuesta realizada al respecto, la gran mayoría reportó que lo hacían cuando menos en parte de su tiempo en la forma de “búsqueda” utilizando los resúmenes (72%) y las guías prácticas o protocolos de MBE (84%) generados por otros (16). Pocos de ellos aceptaban entender y ser capaces de explicar el modo de evaluación (35%) y aplicar el intervalo de confianza (20%). Finalmente, solo el 5% consideró que aprender el método completo para aplicar MBE en todos sus pasos, era el método más apropiado para cambiar de MB en opiniones a MBE.
La segunda pregunta es si aún cuando se conozcan estos métodos, ¿es posible obtener la evidencia lo suficientemente rápido como para utilizarla en un servicio médico muy ocupado?. De nuevo parece que sí, pero los ejemplos son pocos. Cuando se está en un piso de hospital muy ocupado, 180 ingresos o más por mes, los resúmenes electrónicos de evidencias previamente validadas por miembros del equipo (CAT's=critical appraissal topics) o de resúmenes de las revistas especializadas pueden obtenerse en 10 a 25 segundos de búsqueda (11). Es más, cuando la evaluación es por parte del más joven de los miembros del equipo a cargo del paciente, la evidencia cambia en un 25% su diagnóstico y las sugerencias de tratamiento aumenta en un 23%.
La tercera pregunta es si a pesar de poderlo hacer, ¿realmente se ofrece a los pacientes una atención médica basada en evidencias? De nuevo, también parece que si, de acuerdo a las auditorías médicas practicadas en los servicios clínicos que intentan operar en los modos de búsqueda y validación.

La primera de estas auditorías mostró que la atención primaria basada en evidencias para el diagnóstico primario de los pacientes internados consecutivamente en un servicio médico y documentado en el expediente clínico, que el 82 % estuvieron basados en evidencias, 53 % en estudios al azar y 29 % en evidencias convincentes no experimentales (17). Resultados similares se han obtenido en auditorías de servicios psiquiátricos (18), quirúrgicos (19), pediátricos (20) y de medicina general (21).

¿LA ATENCIÓN MÉDICA BASADA EN EVIDENCIAS MEJORA EL RESULTADO?
Hasta el momento no hay evidencia de algún estudio hecho al azar puesto que no existe un equipo o agencia de investigación que pueda resolver requerimientos tales como tamaño de la muestra , que sea ciego y con seguimiento a largo plazo, necesarios para este tipo de estudios.
Más aún, hay aspectos éticos para tal tipo de estudios: ¿es ético manejar un grupo control sin contar con evidencia científica? La investigación de resultados basada en la población ha demostrado repetidamente que los pacientes que reciben terapias basadas en evidencias, tienen mejores resultados que aquellos que no se basan en evidencias. Como ejemplos positivos tenemos el caso de los sobrevivientes de infarto del miocardio a los que se les prescribe aspirina y betabloqueadores que tiene menor mortalidad que aquellos que no se les prescribe (22,23) y cuando los médicos utilizan más warfarina y unidades de infarto, la mortalidad disminuye a menos del 20 % (24). Un ejemplo negativo lo constituyen los pacientes sometidos a cirugía de carótida que no llenan el criterio quirúrgico basado en evidencias, en comparación con los pacientes que si lo llenaron, en donde los primeros tienes 3 veces más la posibilidad de sufrir infarto mayor o muerte en el siguiente mes (25).

¿CUALES SON LAS LIMITACIONES DE LA MBE?
El análisis de los conceptos y la práctica de MBE ha llevado a reacciones negativas y positivas por parte de médicos y académicos. La discusión y debate originado recuerda a las 3 limitaciones universales de la ciencia básica o aplicada y de la medicina: la escasez de evidencia científica coherente y consistente; la dificultad en la aplicación de cualquier evidencia a la atención individual de pacientes; y las barreras existentes para la práctica de la medicina de alta calidad. Las bases de datos también han identificado 3 limitaciones específicas para la práctica de MBE (26,27). La primera es la necesidad de desarrollar nuevas habilidades para la búsqueda y validación crítica que puede ser desalentador, aunque, como se ha mencionado anteriormente, se puede facilitar si solamente se orienta hacia las fuentes bibliográficas pre validadas. La segunda limitación es que los médicos muy ocupados no tienen tiempo para adquirir y aplicar estas habilidades y las fuentes bibliográficas requeridas para acceso instantáneo a la evidencia, generalmente resultan lamentablemente inadecuadas en situaciones clínicas. Finalmente, los estudios sobre la aplicación de MBE han sido tardíos y de lenta difusión.

Por otro lado, la discusión y el debate subsecuente ha clarificado algunas pseudo limitaciones que se originan de la confusión en la definición de MBE. Un examen de la definición y de los pasos necesarios en MBE, rápidamente desmiente las críticas negativas en el sentido de que se limita solamente a la investigación clínica, que ignora los valores y preferencias del paciente o que promueve el ejercicio de la medicina como recetas de cocina. Es más, ni siquiera disminuye los costos de atención médica puesto que dirigir la atención médica hacia el mejoramiento de la calidad de vida, generalmente aumenta costos, lo cual enoja a los economistas (28).

¿QUÉ OTROS USOS PUEDE TENER LA MBE?
Se han reconocido otros usos:
. Refuerza la necesidad de habilidades clínicas y de comunicación, requerida para obtener y evaluar críticamente la historia clínica de los pacientes con sus síntomas y signos físicos, identificar e incorporar los valores y expectativas del paciente a la alianza terapéutica.
. Promover habilidades genéricas para utilizar las evidencias encontradas en las ciencias básicas y otras ciencias aplicadas.
.Establecer una estructura de trabajo eficiente y efectiva para la educación de pos grado y educación médica continua, acoplándola a librerías virtuales y programas de educación a distancia, como un modelo de aplicabilidad mundial.
. Aunque no es el propósito primario, también sirve para identificar preguntas para las cuales no existe una evidencia satisfactoria para generar una agenda de investigación.

REFERENCIAS
1.- Sackett D L, Straus S E, Richardson W S, Rosenberg W, Haynes R B. Evidence-Based Medicine: how to practice and teach EBM. Churchill Livingstone, London, 2000.(second edition)
2.- Evidence-Based Medicine Working Group. Evidence-based medicine. A new approach to teaching the practice of medicine. JAMA 1992; 268: 2420-5.
3.- Osheroff J A, Forsythe D E, Buchanan B G, Bankowitz R A, Blumenfeld B H, Miller R A. Physicians' information needs_ analysis of questions posed during clinical teaching. Ann Intern Med 1991; 114: 576-81.
4.- Covell D G, Uman G C, Manning P R. Information needs in office practice: are they being met?. Ann Intern Med 1985; 103: 596-9.
5.- Antaman E M, Lau J, Kupelnick B, Mosteller F, Chalmers T C. A comparison of results of meta-analysis of randomised control trials and recommendations of clinical experts. JAMA 1992; 268: 240-8.
6.- Oxman A, Guyatt G H. The science of reviewing research. Ann NY Acad Sci 1993; 703: 125-34.
7.- Davis D A, Thomson M A, Oxman A D, Haynes R B. Changing physicians performance: a systematic review of the effect of continuing medical education strategies. JAMA 1997; 274: 700-5.
8.- Haynes R B. Wheree's the the meat in clinical journals editoriall?. ACP Journal Club 1993; 129: A-22-3.
9.- Evans C E, Haynes R B, Birkett N J et al. Does a mailed continuing education program improve clinician performace?. Results of a randomised trial in antihipertensive care. JAMA; 1986; 255: 501-4.
10.- Sackett D I, Haynes R B, Taylor D W, Gibson E S, Roberts R S, Johnson A L. Clinical determinants of the decision to treat primay hypertension. Clinical Research 1977; 24: 648.
11.- Sackett D K, Straus S E. Finding and applying evidence during clinical rounds: “the evidence cart”. JAMA 1998; 280: 1336-8.
12.- Sackett D L. Using evidence.based medicine to help physicians keep up-to-date. Serials 1997; 9: 178-81.
13.- Sackett D L, Richardson W S, Rosenberg W, Haynes R B. Evidence-Based Medicine: how to practice an teach EBM. Churchill Livingstone, London, 1997. (Published in English. Sapnish, Italian, an Japanese)
14: The Cochrane Library, Issue 2. Update Software, Oxford, 1999.
15.- Cochrane Effective Practice and Organisation of Care Group. The Cochrane Library. Issue 2. Update Software, Oxford, 1999.
16.- McColl A, Smith H, White P, Field J. General practitioners' preceptions of the route to evidence based medicine: a questionnaire survey. BMJ; 1998; 316: 361-5.
17.- Ellis H, Mullingan I, Rowe H, Sackett D L. Inpatient general medicine is evidence based. Lancet 1995; 346: 407-10. This whole series of studies are summarised and updated by Andrew Booth on his excellente website: http//www.shefacuk/-scharr/ir/percenthml
18.- Geddes J R, Game D, Jenkins N W, Peterson L A, Pottinger G R, Sackett D L. Inpatient psychiatric care is evidence-based. Proceedings of the Royal College of Psyciatrists. Winter meeting, Stratford, UK, January 23-25, 1996.
19.- Howes N, Chagla L, Thorpe M, McCulloch. Surgical practice is evidence-based. Br. J Sug 1997; 84: 1220-3.
20: Kenny S E, Shankar K R, Rintala R, Lamont G L, Lloyd D A. Evidence-based surgery: interventions in a regional paediatric surgical unit. Arch Dis Child 1997; 76: 50-3.
21: Gill P, Dowell A C, Neal R D, Smith N, Heywood P, Wilson A E. Evidence based general practice: a retrospective study of interventions in one training practice. BMJ 1996; 312: 819-21.
22.- Krunholz H M, Radford M J, Ellerbeck E F, et al. Aspirin for secondary prevention after acute myocrdial infarction in the elderly: prescribed use an outcomes. Ann Intern Med 1996; 124: 292-98.
23.- Krunholz H M, Radford M H, Wang Y, Chen J, Keiat A, Marciniak T a . National use an effectiveness of beta-blockers for the treatment of elderly patients after acute myocardial infarction. National Cooperative Cardiovascular Project. JAMA 1998; 280: 623-9.
24.- Mitchell J B, Ballard D J, Whisnant J P, Ammering C J, Samsa G P, Matchar D B. What role do neurogists play in determmining the costs and outcomes of stroke patients?. Stroke 1996; 27: 1937-43.
25.- Wong J H, Findlay J M, Suarez-Almanzor M E. Regional performancce of carotid endarterectomy appropriateness, outcomes an risk factors for complications. Stroke 1997; 28: 891-8.
26.- Sackett D L, Rosenberg W M C, Gray J A M, Haynes R B, Richardson W S. Evidence based medicine: What it is and what it isn't. BMJ 1996; 312: 71-2.
27.- Straus S E, McAlister F A. The limitations of evidence-based medicine. In press.
28.- Maynard A. Evidence-based medicine: an incomplete method for informing treatment choices. Lancet 1997: 349: 126-8.

11 de octubre de 2009

AH1N1

TODO ACERCA DE AH1N1

AQUI EN LA PAGINA DE






VAS A ENCONTRAR TODA LA INFORMACION RELACIONADA CON LA PANDEMIA QUE NOS AFECTA HOY EN DIA.

ESTE ENLACE TE LLEVA A TODOS LOS PROTOCOLOS PARA PREVENCION, DIAGNOSTICO Y MANEJO DE AH1N1

6 de octubre de 2009

Mentiras homeopáticas

Cuando la gente habla de homeopatía, mayormente sus practicantes y seguidores acérrimos, utilizan con frecuencia un concepto que me irrita profundamente, porque se lo apropian injusta -y yo diría dolosamente-, y lo hacen aparecer como algo que la Medicina convencional rehúsa: considerar al paciente como un todo.

Hay muchas homeopatías, casi tantas como desarrolladores de sus "principios" (muy mal nos iba a ir si hubiera tantas medicinas como médicos): la unicista o pura de Hahneman, la más espiritual de Tyler Kent, la homotoxicología de Reckeweg, la pluralista, la astrológica,... Todas ellas han agregado su particular granito de arena a la teoría original. Y todas tienen el elemento en común de pregonar que actúan holísticamente, osease, atendiendo no sólo a los aspectos concretos de la enfermedad, sino también al comportamiento social, el bagaje cultural, los hábitos deportivos y sexuales, las fobias y filias del enfermo, etc.

Claro, lo que ocurre, según los homeoplastas, es que las enfermedades están causadas por desequilibrios en la energía vital, por desarreglos psicológicos o porque uno le tiene miedo a los truenos o siente temor ante los enanos. Si esto fuera así, que no lo es, los médicos harían (y hacen) muy bien en ignorar todas estas zarandajas. Por fortuna no se tragan esa bola y se dedican en cuerpo y alma -y todo lo que el falible sistema les deja- a lo que realmente importa: descubrir la enfermedad, sus causas, sus agentes causantes, en su caso, y ponerle remedio, NO SOLO A LOS SINTOMAS, señores homeoplastas, sino al mismo origen de la enfermedad.

En concreto, la odontología homeopática (¡tachán!) se aferra al término "holismo" para exponer sus teorías y sus conclusiones, por supuesto no probadas, y se lanza al ruedo para pregonarlo. En concreto, una especialista de dicha práctica nos dice en su web:

"Considerando al individuo como una unidad indivisible que no puede reducirse a sus partes individuales ni puede ser separado de su entorno social, cultural y espiritual, deberíamos pensar que cuando surgen patologías en la boca, esto también pertenece a un desequilibrio o una desarmonía más profunda que se evidencia por síntomas que van más allá del cuidado y atención que se dedique a la higiene o la dieta."

Hala, ya puede comenzar la mascletá, que dicen en mi tierra.

Pues sí, señora mía, eso es cierto (salvo lo de la "desarmonía", claro), ¿pero en qué difiere realmente su pensamiento de la práctica convencional de la medicina? Las patologías bucales pueden ser debidas a muchas otras causas, además de las que cita, como malformaciones congénitas, traumatismos, infecciones, etc. Pero usted no puede decir que los odontólogos y médicos en general no atienden a la causa de esas patologías, porque estaría mintiendo. ¿O usted, como dentista, no receta antibióticos, sólo "globulitos"? ¿No está reconociendo, pues, que ataca el origen de la patología, como el resto de médicos, y no sólo sus síntomas?

Caray, si hasta el mismísimo Hahneman lo reconoce (aunque sus afirmaciones puedan parecernos estrambóticas), como usted misma lo cita:

"Cuando el dolor de dientes no surge de una herida externa que inmediatamente lo preceda siempre representa el síntoma principal de una enfermedad que se encuentra distribuida con diferente índole por todo el sistema, surgiendo por ejemplo de una prolongada lactancia, por abuso de las funciones sexuales, del café o té por miedo, por enojo, por ejercicios violentos y recalentamiento del cuerpo, por fatiga, por enfriamiento, por una vida sedentaria, etc."

Es decir que, como el mismo factótum reconoce, la enfermedad puede deberse a múltiples causas, y éstas deben investigarse una por una hasta dar con la correcta. Pero eso no es privativo de la homeopatía, mi buena señora, eso lo hacen los médicos de verdad diría yo que desde que se estableció la Medicina como ciencia, mucho antes -pues- de que la homeopatía se inventara.

Y sigue diciendo Hahneman un poco más abajo:

"Es necesario buscar el remedio que corresponda ya que si utilizamos el incorrecto el cuadro puede agravarse. Digo remedio, no implicando paliativos, los cuales solo calman el dolor por quince minutos y luego lo empeoran, sino que insisto en un agente medicinal que sea apropiado para la enfermedad que elimine el dolor por completo en el término de algunas horas, para que por un largo tiempo (casi tan largo como la vida) no vuelva a ocurrir"

¿Ese "remedio" no implicará la extracción de una muela, previa radiografía o la corrección mediante aparatos, no? ¿Y ese "agente medicinal" no se referirá a los antibióticos, analgésicos, antiinflamatorios, etc, verdad? ¿Dónde radica la diferencia, pues? (aparte, por supuesto, de que los antibióticos convencionales suelen acabar con la infección o las extracciones corrigen malformaciones y alivian permanentemente el dolor, y los remedios homeopáticos suelen producir menoscabo de economías inocentes) ¿A qué santo esa "propiedad holística" como privativa y exclusiva de la homeopatía?

Pero eso no es todo, ni mucho menos. En su afán de aparentar ser más holísticos que nadie, que eso viste mucho, algunos se inventan teorías -repito, en absoluto probadas- sobre nuevas aplicaciones homeopáticas. Así, como son todos tan holísticos, no pueden resistir la tentación de flirtear con otras pseudoprácticas, como la digitopuntura, para seguir dale que dale con que el cuerpo humano es un todo, y eso lo descubrieron ellos hace poco.

La teoría odontohomeopática general, volviendo a ella de nuevo, lanza al ruedo la especie (léase burrada supina) de que cada diente tiene relación con un órgano determinado de la persona: por ejemplo, el primer y segundo molar tienen relación con las glándulas mamarias, los caninos se relacionan con la vesícula biliar o los incisivos superiores con los órganos sexuales y la glandula pineal. Aquí pueden comprobarlo los lectores.

Total, que de auténticos y probos humanistas, nada de nada, más bien al contrario, ingeniosos homeoplastas que se revisten de conceptos grandilocuentes intentando dejar a los sufridos médicos de verdad y a la Medicina que practican a la altura del betún. Y nada que se salga fuera de la práctica común de la medicina alopática, así que menos humos; "está todo inventado", como dijo Manolete.

¿Están ustedes afirmando que los médicos convencionales no prestan atención a la obesidad como causa de hipertensión arterial, o no tienen en cuenta la influencia del stress en las úlceras gastroduodenales, o ignoran que la caries se produce por mala alimentación y falta de higiene dental (en puridad la producen ciertas bacterias, pero vaya...)? ¿Y no atacan la raíz de estas y otras dolencias, su causa? ¿De veras se limitan, como dicen y mienten la mayoría de homeópatas, a tratar los síntomas y en paz?

Así que ya está bien de coñas marineras y de que si la abuela fuma, y no fabulen más. Están faltando gravemente al respeto de los miles y miles de médicos que estudian, investigan, se preocupan e invierten su valioso tiempo en descubrir por qué demonios se ponen -sí, también ustedes, homeoplastas- enfermos.


TOMADO DE: http://homeopatilin.blogspot.com/2007/01/mentiras-homeopticas.html

La OMS desaconseja el uso de la homeopatía para el tratamiento del sida o la malaria




La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto de manifiesto su oposición a utilizar tratamientos homeopáticos para tratar varias enfermedades con un alto índice de mortalidad: el sida, la tuberculosis, la malaria, la gripe común y la diarrea infantil. Y lo ha hecho en respuesta a una carta abierta que en junio un grupo de médicos e investigadores de Reino Unido y África le dirigió para conocer su parecer sobre la eficacia de la homeopatía para prevenir y tratar estas dolencias. Los médicos que redactaron la carta se han puesto en contacto desde ayer mismo con los ministros de sanidad de todos los países para hacer pública y difundir la postura de la OMS. En la carta además les instan a que eviten la utilización de la homeopatía para las enfermedades señaladas.


La carta que ha dado pie a este debate sobre la efectividad de la homeopatía fue redactada por médicos e investigadores- integrantes de The Voice of Young Science, una plataforma que promueve el debate científico -, que trabajan en su mayoría en las zonas rurales más empobrecidas de los países en vías de desarrollo. En el documento explicaban la lucha que libran cada día en busca de tratamientos contra las enfermedades que diezman a la población de estas zonas. Además dejaban clara cual es su postura: el uso de la homeopatía para dolencias graves está poniendo en riesgo muchas vidas. Pasaban a reseñar algunos ejemplos recientes de terapias puestas en marcha por clínicas para tratar las cinco enfermedades. Y por último, le pedían a la OMS que pronunciara su opinión al respecto y lanzase una consigna de actuación.




La respuesta por parte de los expertos de la OMS ha sido unánime: la homeopatía no es efectiva ni para la prevención, ni para la cura del sida, la tuberculosis, la gripe común, la malaria y la diarrea infantil. Joe Martines, director del Departamento de salud infantil de la OMS, apunta que no han encontrado "ninguna prueba de que la homeopatía pueda tener algún beneficio para tratar la diarrea en niños. La homeopatía no se centra en combatir la deshidratación, y esto entra en total contradicción con las bases científicas y con nuestras recomendaciones para tratar la enfermedad". Los expertos en las otras enfermedades, coinciden en devaluar la homeopatía.



Por su parte, jóvenes médicos e investigadores integrantes de The Voice of Young Science, promotores del debate, van más lejos y advierten del peligro que está entrañando la promoción de este tipo de terapias. Según Robert Hagan, investigador biomolecular de la Universidad de St. Andrews (Escocia), "necesitamos que los gobiernos reconozcan el peligro de promocionar la homeopatía. Esperamos que difundiendo la postura de la OMS, conseguiremos apoyar a la gente que está luchando contra estas prácticas, potencialmente desastrosas". Para Juliet Stevens, interna en el Hospital Somerset State en Ciudad del Cabo (Suráfrica), en los países en vía de desarrollo "el coste mínimo de la salud pública es prohibitivo para la mayoría, y esto hace a la población muy vulnerable a las terapias sin fundamento".



Las cosideraciones de los investigadores veteranos que han participado del debate van en la misma línea. "Como médico que tiene experiencia de primera mano de los efectos devastadores de estas infecciones en África, estoy escandalizado de que alguien pueda considerar tratarlas con terapias irracionales, infectivas y no contrastadas. Todas estas enfermedades tienen tratamientos convencionales accesibles, y emplear la homeopatía va contra la ética", apunta Peter Flegg, físico del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Victoria.



En España el 24% de la población hace uso de las terapias naturales, entre ellas la homeopatía. De momento no existe regulación sobre una disciplina que ejercen 60.000 profesionales, aunque el Ministerio de Sanidad ha hecho pública recientemente su intención de establecer un código antes de que termine la legislatura, con el objetivo de que se cumplan las condiciones de seguridad.



Enfermedades mortales



Las enfermedades sobre las que la OMS se ha pronunciado causan millones de muertes al año en los países más empobrecidos del mundo. Según datos de la OMS, en 2008 más de dos mil millones de personas contrajeron tuberculosis, y en 2006 murieron por ella 1,7 millones de personas. En 2006 hubo 247 millones casos de malaria, que dejaron en torno a un millón de muertes, la mayoría entre los niños africanos. En 2007, 33 millones de personas estaban infectadas por el virus del sida, y murieron 2 millones bajo sus efectos.






La OMS también apunta que el 16% de las muertes de niños menores de cinco años se debieron a la diarrea en 2004. Y la gripe común causa entre 250.000 y 500.000 muertes cada año.

 
 
Consulta en PDF la portada de EL PAÍS, edición nacional, del domingo 4 de octubre

3 de octubre de 2009

VADEMECUM PEDIATRICO

VADEMECUM PEDIATRICO










Aceite de parafina. Hodernal®, Sol. 4 g/5 ml.



Dosis 5-15 ml/día.



Acetazolamida. Edemox®, amp. de 250 mg en 5 ml; comp. de 250 mg. Dosis de 10‑50 mg/Kg/día, repartir en 3-4 dosis diarias.



Efecto inhibidor sobre la anhidrasa carbónica.



Acetilcisteina (Fluimucil, Fluimucil antídoto 20%). Mucolítico. Antídoto en intoxicación por paracetamol. Sobres: 100mg, amp (300mg/3 ml); antídoto 20% (2g/10 ml).



Pauta intravenosa: 1ª dosis: 150 mg/kg (0.75 ml/kg) diluidos en 200 ml de SG5% administrado en perfusión i.v. Duración de la perfusión: 15 minutos. 2ª dosis: 50 mg/kg (0.25 ml/kg) diluidos en 500 ml de SG5% administrados en perfusión i.v. Duración de la perfusión: 4 h. 3ª dosis: 1.000 mg/kg (0.5 ml/kg) diluidos en 1.000 ml de SG5% administrados en perfusión i.v. Duración de la perfusión: 16 h.



Pauta oral: Administrar una solución al 5% que se prepara diluyendo 1 ml Fluimucil antídoto 20% con 3 ml de una bebida de cola o zumo de fruta. Esta solución contiene 50 mg/ml. 1ª dosis: 140 mg/kg (2,8 ml/kg). Dosis posteriores: Comenzar a las 4 h; la primera dosis con 70 mg/kg (1,4 ml/kg) cada 4 h, hasta un total de 17 dosis. Hay que preservar las diluciones de la luz. Al abrir la ampolla puede percibirse u olor sulfureo, este olor es habitual y no significa pérdida de potencia.



Acetilsalicílico, ácido. Aspirina infantil®, comp. de 125 mg.; Rhonal®, comp. de 500 mg. Adiro, comp. 200 mg. Inhibidor de la cicliooxigenasa. AAS®, comp. de 100 y 500 mg;



Dosis de 60‑80 mg/Kg/día (antitérmico) y 80‑100 mg/Kg/día.



Acetilsalicilato de lisina. Inyesprin®, sobres de 900 mg.



Dosis equivalente de 900 mg de salicilato de lisina a 500 mg de AAS.



Aciclovir. Zovirax®, amp. 250 mg, comp. de 200 mg. Zovirax suspensión forte®, susp. 400 mg/5 ml.



Dosis de 25 a 50 mg/Kg/día, q/6h.



Reconstituir el vial con 10 ml de agua p.i. ó 10 ml de SF. El vial preparado tiene una estabilidad de 12 h a temperatura ambiente. Si se refrigeran las soluciones diluidas puede precipitar el medicamento. En este caso, el precipitado se redisuelve atemperando la solución. Las soluciones muy concentradas (más de 7 mg/ml) pueden producir inflamación, dolor y flebitis en el punto de inyección.



ACTH. Nuvacthen Depot®, vial de 1 mg.



Dosis de 0.5 mg/24h (IM).



Adenosina. Adenocor®,



Dosis en bolo de 0.05 mg/Kg/dosis. Repetir cada 3 minutos aumentando 0.05 mg/Kg/dosis hasta 0.2 mg/Kg/dosis. Adultos: 3 mg, 6 mg y 12 mg a intervalos de 2 min.



Adrenalina. Adrenalina®, amp. 1:1000 con 1 mg/ml.



Dosis de 0.01 mg/Kg/dosis (sc), máx. 0.5 mg. Repetir cada 15 minutos 3-4 dosis. Perfusión de 0.05-0.3 mcg/Kg/min (inodilatador, β1β2), a 0.4-3 mcg/Kg/min (inoconstrictor, α1). Indic.: Bradicardia-hipotensión. Proteger de la luz. Es estable una vez diluido durante 24 horas a temperatura ambiente. Diluir 6 amp. (6 mg) en 100 ml de S. glucosado al 5 % (1 mcg/Kg/min = 1 ml/Kg/hora).



Alfa-1-Antitripsina. Prolastina®,



Dosis: 3 mg/Kg/12 h.



Allopurinol. Zyloric®, comp. 100 y 300 mg.



Dosis de 10 mg/Kg/día.



Alimemazina. Variargyl®, gotas (1 mg/gota).



Dosis de 0.5‑1 mg/Kg/día.



Ambroxol. Mucosan®, amp. 15 mg; jarabe 5 mg/ml; comp. de 30 mg.



Dosis de 1.5 mg/Kg/día.



Disminuye la viscosidad de las secreciones bronquiales.



Amfotericina B. Fungizona®, vial con 50 mg, diluir en 10 ml de agua destilada (5 mg/ml). Diluir cada ml de la solución concentrada en 49 ml de S. glucosado al 5% (0.1 mg/ml). Infundir en 2-6 horas.



Dosis de 0.2 mg/Kg/día, aumentar progresivamente 0.4, 0.6, 0.8 y 1 mg/Kg/día.



Abelcet®, amp. 5 mg/ml.



Dosis máxima 1.5 mg/Kg/día. Reconstituir el vial con 10 ml de agua p.i. (en caso de utilizar infusión intermitente, diluir en SG5%, nunca utilizar suero fisiológico). La anfotericina B se disuelve lentamente, agitar aproximadamente 10 minutos hasta que la disolución se haya completado. La estabilidad del vial preparado es de 24 horas a temperatura ambiente y 7 días en nevera. Proteger de la luz. Son efectos secundarios comunes la fiebre, escalofríos, las náuseas y los vómitos. Puede premedicarse con paracetamol y un antihistamínico 30 minutos antes y 4 horas después de la infusión. La adición de 10-20 mg de hidrocortisona al frasco, ayuda también a prevenir las reacciones adversas inmediatas. Vigilar de cerca el estado renal, hepático, electrolítico y hematológico.



Amiodarona. Trangorex®, amp. de 150 mg en 3 ml.



Dosis de 5 mg/Kg; diluir 1 ampolla en 7 ml de S. glucosado al 5% (1 ml = 15 mg) y pasar en 10 minutos. Por v.o. 10 mg/Kg/dia en 3 dosis, durante 3 días, continuar 5 mg/Kg/día durante 5 días y 2 días de descanso.



Aminocaproico, ácido. Caproamin®, amp. 4 g; sobres de 2.5 g.



Dosis de 100 mg, seguidos de 40 mg/Kg/día en 3‑4 dosis. Dosis IV: 3g/m2/hora y seguir 1 g/m2/hora. Caprofides hemostático®, jarabe 0.2 mg/ml. Dosis 1 ml/Kg/día. Las ampollas se pueden administrar por vía oral, directamente o mezcladas con agua. También pueden aplicarse por vía tópica.



Amicacina. Biclin®, vial de 125 y 500 mg.



Dosis: RN<2000>2000 g. o mas de 7 días 15-20 mg/Kg/día en 3 dosis.



Amoxicilina. Clamoxyl®, sobres de 125, 250 y 500 mg; comp. 500 y 750 mg; gotas de 125 mg/25 gotas; susp. de 250 mg/5 ml.



Dosis de 50 mg/Kg/día.



Amoxicilina/Clavulánico. Augmentine®, comp. de 500, sobres de 125, 250 y 500 mg, susp. de 125 mg, gotas de 125 mg/ml/20 gotas, viales (500 mg/50 mg, 1 g/200 mg). Suspensión 100/12.5: 30, 60 y 120 ml.



Dosis de 20-40 mg/Kg/día (vo) y 100 mg/kg/día (IV).



Se puede administrar en inyección i.v. directa lentamente, en al menos 3 minutos. En infusión intermitente, se diluye en 50-100 ml de SF y administrar en 30 minutos. Una vez diluido el fármaco en SF, la estabilidad máxima es de solo 60 minutos. Por ello el tiempo máximo que debe transcurrir entre la preparación del vial y el final de la administración es de 1 hora. No debe mezclarse con SG5%. Durante la reconstitución del vial es normal observar una ligera coloración rosada transitoria que vira a amarillenta o a una opalescencia débil.



Ampicilina. Britapen®, vial de 250, 500 mg y 1 g.



Dosis de 100-200 mg/Kg/día en 3-4 dosis.



Amrinona. Wincoram®, amp. 100 mg/20 ml. Inhibidor de la fosfodiesterasa III, con efecto inotrópico potenciado por catecolaminas, disminuye las resistencias vasculares sistémicas y pulmonares. Preparar 60 mg en 100 ml de S. glucosado al 5% (1 ml/Kg/hora=10 µg/Kg/min.).



Dosis: 1.5-3 mg/Kg en bolo. Infusión: 5-10 µg/Kg/minuto.



Anestesia epidural lumbar. Con bupivacaína 0.15-0.25% en SG5% o lidocaína 1%; se puede añadir cloruro mórfico 0.1 mg/ml o fentanest 2 mcg/ml. Volumen: 0.4 ml/Kg/c 4-6-8 h.. Distancia piel a espacio epidural (mm)= Edad (años) x 2 + 10.



Antimonio. Ver metilglucamina.



Antitrombina III. Kybernin-P®, vial de 500 UI.



Dosis inicial de 50 UI/Kg. Continuar en función de Antitrombina III. UI administrar/Kg = 100 - % antitromina III.



Astemizol. Hismanal®, susp. 2 mg/ml; comp. 10 mg.



Dosis de 0.1 mg/Kg/día en 2 dosis.



Atracurio. Takrium® , amp. 10 mg/ml.



Dosis 0.5 mg/Kg/4h.



Perfusión 0.3 mg/Kg/h. Reversión del efecto de los relajantes musculares no despolarizantes: Neostigmina (0.07 mg/Kg) o Piridostigmina (0.1-0.2 mg/kg) + Atropina (0.02 mg/Kg).



Atropina. Atropina®, amp. 1 mg/ml. Puede administrarse directamente o previa dilucción con 9 ml de agua (1:10000). Intoxicación por organofosforados: 0.02-0.05 mg/kg i.v. cada 10-20 min hasta efectos atropínicos y después cada 1-4 h para mantener efectos 24 h.



Dosis min. 0.2 mg.



En crisis colinérgicas: 0.05 mg/Kg/dosis, repetir cada 10 minutos hasta signos de atropinización. Generalmente se administra por inyección rápida, debido a que su aplicación lenta puede producir una disminución paradójica del ritmo cardiaco. Puede administrarse directamente o previa dilucción con 10 ml de agua p.i.



Azatioprina. Imurel®, Comp (50 mg), vial i.v. (50 mg).



Dosis inicial: 3-5 mg/mg/día. Mantenimiento: 1-3 mg/kg/día.



En administración IV directa evitar la extravasación, administrar muy lentamente al menos en 1 minuto. A continuación inyectar 50 ml de SF o SG5% para limpiar la vía. En infusión intermitente diluir la dosis en 50-100 ml de SF o SG5% y administra en 30-60 minutos; se suele administrar una sola dosis cada 24 horas.



Azelastina. Afluón®, spray nasal.



Dosis 1 aplicación cada 12 horas.



Azitromicina. Zitromax®, caps de 250 mg,; susp. 200 mg/5 ml; sobres de 150 mg. Dosis de 10 mg/kg/dosis. Durante 3 días. (Macrólidos).



Aztreonan. Azactam®, Vial IV: 0.5, 1, 2 g.



Dosis: 90-120 mg/kg/día en 3-4 dosis.



Reconstituir el vial con su disolvente. Agitar hasta conseguir una solución completamente transparente. Al reconstituir puede pasar de incoloro a rosado, esto no indica pérdida de actividad. La estabilidad del vial preparado es de 48 horas a temperatura ambiente o 7 días en nevera. Desde el punto de vista microbiológico no es recomendable guardar más de 24 horas. En caso de administración i.v. directa se hará lentamente en un periodo de 3 a 5 minutos. En el caso de infusión intermitente diluir la dosis en 50-100 ml de SF ó SG5%. Administrar en 30-60 minutos.



Azul de metileno. Azul de metileno®, amp. 100 mg/10 ml.



Dosis de 2 mg/Kg/dosis en 5 minutos. (Antídotos).









Bambuterol. Bambec®, Sol. 5 mg/5 ml, comp. 10 mg.



Dosis <5>5 años: hasta 20 mg/día.



Benzilamina. Rosalgin®, sobres 500 mg. Rosalgin pronto®, solución.



Biperideno. Akineton®, amp. 5 mg/ml.



Dosis de 0.15 mg/Kg/dosis.



Dosis: 0.04-0.1 mg/Kg/dosis, se puede repetir a los 30 min, hasta un máximo de 4 dosis.



Benzoato de bencilo (Acaricida). Frontac®.



Bisacodyl. Dulcolaxo®, grageas de 5 mg. y gotas con 0.5 mg/gota.



Dosis de 0.3 mg/Kg/dosis.



Bromhexina. Bisolvón®, got. 0.1 mg/gota.



Dosis 1-2 mg/Kg/día. 1 gota/Kg/día.



Budesonida. Pulmicort inhalador® y Pulmicort infantil®, 200 µg y 50 µg/dosis. Dosis 200 a 800 µg/día. Pulmicort turbuhaler® 200 µg/dosis.









Bupivacaína. Svedocain®, vial de 10 ml al 0.25, 0.5, 0.75%.



Dosis máx. 2.5 mg/Kg.



Calcio. Gluconato cálcico®, amp. 0.45 mEq=8.9 mg/ml. Ritmo máximo de infusión 15 mg/Kg/h. Calcium Sandoz Forte® comp. eferv. 500 mg de calcio elemento.



Dosis de 3-4 mEq/Kg/día.



Calcitriol. Ver vitamina D3.



Captopril. Capoten®, Cesplon®, Tab: 12.5, 25, 50, 100 mg. Inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina.



Dosis neonatos: 0.1-0.4 mg/kg/día cada 6-24 h.



Lactantes: 0.5-0.6 mg/kg/día cada 6-12 h.



Niños: Inicio con 0.15 mg/kg/dosis y doblar a intervalos de 2 h hasta controlar la tensión.



Adolescentes: 25 mg cada 8-12 h.



Ajustar la dosis en caso de insuficiencia renal. Puede causar exantema, proteinuria, neutropenia, hipotensión o disminución de la sensación del gusto. Se sabe que disminuye la producción de aldosterona.



Carbamazepina. Tegretol®, comp. de 200 mg.



Dosis de 10 a 30 mg/Kg/día, en 2‑3 dosis.



Carbenoxolona. Sanodín ® gel.



Carbocisteína. Acthitiol infantil®, sol. 20 mg/ml. Pectox lisina®, sobres 2.7 g. Pectox®, sol. 50 mg/ml.



Dosis 200-300 mg/día.



Carnitina. Carnicor®, Sol oral 0.3 g/ml, Vial oral 1 g/10 ml, vial IV 1 g/5ml. Dosis: 200 mg/Kg/día.



Cefaclor. Ceclor®, caps. de 250 y 500 mg.; sobres de 125 y 250 mg.; suspensión de 125 y 250 mg/5 ml.



Dosis de 20 a 40 mg/Kg/día en 3 dosis.



Cefadroxilo. Duracef®, caps. 500 mg.; susp. de 250 mg/5 ml.



Dosis de 30 mg/Kg/día en 2 dosis.



Cefazolina. Kefol®, vial: 0.5, 1, 2 g. Dosis <> 7 días: 75-100 mg/kg/día cada 6-8 h. Dosis máx. 6g/día. En el caso de la administración i.v. directa hacerlo lentamente en 3-5 minutos. Si se va a realizar infusión intermitente diluir la dosis prescrita en 50-100 ml de SF ó SG5%, administrar en 30-60 minutos. (Cefalosporinas 1ªgen.).



Cefepima. Maxipime®, vial de 500 mg, 1 g y 2 g.



Dosis: 50 mg/Kg/día en 2 dosis (IV/IM).



Cefixima. Denvar®, sobres 100 mg, cáps. 200 mg, susp. 100 mg/5 ml.



Dosis: 8 mg/Kg/día.



Cefonicida. Unidie®, vial IM de 500 y 1000 mg.



Dosis de 50 mg/Kg/día.



Para reconstituir el vial usar exclusivamente el disolvente especial (bicarbonato sódico 4%). La estabilidad del vial preparado es de 12 h a temperatura ambiente y de 72 horas en nevera. Desde el punto de vista microbiológico no se recomienda guardar más de 24 horas.



Cefotaxima. Primafen®, vial 250, 500 y 1000 mg.



Dosis de 100-200 mg/Kg/día en 3-4 dosis. Dosis máx: 12 g/día.



Reconstituir el vial con su disolvente.



La estabilidad del vial preparado es de 24 horas almacenado en nevera. Una ligera coloración amarillenta de las soluciones es normal, conservando el medicamento su actividad. Desechar si la coloración es amarillo-parda o marrón.



Cefoxitina. Mefoxitin®, Cefaxicina®, vial: 0.5, 1, 2 g. Dosis <> 7 días: 80-160 mg/k/día cada 6 horas.



Dosis máx. 12 g/día.



Ceftacidima. Fortam®, vial de 500, 1000 y 2000 mg.



Dosis de 25-50 mg/Kg/día en neonatos. De 50-100 mg/Kg/día en niños mayores. (Cefalosporinas 4ª gen.).



Ceftibuteno. Biocef®, caps. 400 mg, susp. con 36 mg/ml.



Dosis de 9 mg/Kg/día en 2 dosis.









Ceftriaxona. Rocefalin®, vial de 500 y 1000 mg.



Dosis de 50-100 mg/Kg/día en 1-2 dosis. Dosis máxima 4 g/día. Profilaxis meningococo: 250 mg (IM) 1 dosis. La estabilidad del vial preparado es de 6 horas a temperatura ambiente y de 24 horas en nevera.



Cefuroxima. Zinnat®, susp. 25 mg/ml; sobres de 125 y 500 mg; Curoxima®, vial de 250 y 750 mg.



Dosis de 30-100 mg/Kg/día. El vial reconstituido es estable 5 horas a temperatura ambiente y 48 horas en nevera.



Cetirizina. Zyrtec®, got. 10 got/5 mg, sol. 5 mg/5 ml, comp. 10 mg.



Dosis: <>30 Kg: 10 mg.



Cimetidina. Tagamet®, tab. de 200 y 400 mg.; amp. de 200 mg.



Dosis de 20‑40 mg/Kg/día. Pueden producirse diarreas, exantemas, mialgias, neutropenia, ginecomastia, inestabilidad.



Ciproheptadina. Periactin®, susp. 0.25 mg/ml.



Dosis de 0.25 mg/Kg/día. Pranzo®, vo, 0.5 ml/Kg/día.



Ciprofloxacino Baycip®, Septocipro®, Comp (250, 500, 750 mg), vial i.v. (200-300 mg). No indicada en menores de 12 años.



En fibrosis quística: niños: 20-30 mg/kg/día cada 12 h.



Cisapride. Arcasin®, comp. de 5 mg, susp. de 1 mg/ml.



Dosis de 0.6 mg/Kg/día, repartidos en 3 dosis antes de las comidas.



Cisatracurio. Nimbex®, amp. 2 mg/ml.



Dosis: 0.15 mg/Kg (bolo), seguido de un mantenimiento a 0.06-0.12 mg/Kg/h. Indic.:



Relajación muscular en pacientes con compromiso renal, hepático o cardiovascular. Reversión del efecto de los relajantes musculares no despolarizantes: Neostigmina (0.07 mg/Kg) o Piridostigmina (0.1-0.2 mg/kg) + Atropina (0.02 mg/Kg).



Claritromicina. Klacid®, susp. 125 mg/5 ml; comp. 250 mg. vial (500 mg).



Dosis: 15 mg/Kg/día en 2 dosis.



El vial de 500 mg se reconstituye con 10 ml de agua p.i. (no emplear suero fisiológico ni otras soluciones para la reconstitución del vial). El vial reconstituido es estable 24 horas a temperatura ambiente y 48 h almacenado en nevera. En caso de diluir el vial en suero fisiológico para infusión continua, el producto es estable 6 h a temperatura ambiente.



Clenbuterol. Spiropent®, comp. de 0.02 mg y jarabe con 0.01 mg/5 ml.



Dosis de 0.0015 mg/Kg/día en 2 dosis.



Clindamicina. Dalacín tópico®, sol 1%. Dosis 1-2 aplicaciones al día. Dalacin®, caps de 250 mg.; vial de 300 y 600 mg. Dosis <> 1 mes: 15-40 mg/kg/día en 3-4 dosis; administrar en 30 minutos. Está contraindicada su administración en “bolus”. Se han descrito casos de parada cardiaca. En infusión intermitente diluir la dosis prescrita en 100-250 ml de SF ó SG5%, administrar el preparado en 10-60 minutos, no exceder la velocidad de infusión de 30 mg/min.



Clonacepam. Rivotril®, gotas con 0.1 mg/gota; comp. 0.5 y 2 mg; amp. con 1 mg/ml. Dosis de carga (IV) 0.1 mg/Kg en 1 hora, mantenimiento con perfusión de 0.02 mg/Kg/hora. Por v.o.: dosis inicial de 0.01‑0.03 mg/Kg/día, aumentar 0.5 mg/día hasta 0.3 mg/Kg/día según clínica.



Cloperastina. Flutox®, Sol. 2 mg/ml, grageas 10 mg. Dosis 5-10 mg/dosis.



Cloramfenicol. Chemicetin succinato®, vial de 1 g. Chemicetina®, susp. 125 mg/4 ml.. Dosis prematuros y < 15 días: 25 mg/kg/día cada 12-24 h. Dosis lactantes y niños: 50-75 mg/kg/día cada 6 h. Meningitis: 100 mg/kg/día cada 6 h. Reconstituir el vial con su disolvente o con SF. La estabilidad del vial reconstituido es de 30 días, pero desde un punto de vista microbiológico se recomienda no guardar más de 24 horas. Las soluciones pueden ser claras o con un ligero color amarillo. Este color amarillento no indica pérdida de actividad o deterioro. Dosis oral 75% de la parenteral. Clordiacepóxido. Tranxilium®, Caps. de 5 y 10 mg; comp. de 50 mg; vial de 20 y 50 mg, sobres de 2.5 mg. Dosis de 0.2 - 2 mg/Kg/día. Clorpromazina. Largactyl®, Comp (25, 100 mg), gotas (1 mg/ml), amp (25 mg/5 ml) i.v., i.m. Dosis parenteral: 0.1-0.5 mg/Kg/ cada 6-8 h. Niños > 5 años: hasta 75 mg/día. Dosis v.o.: 2,5-6 mg/kg/día cada 4-6 h. No debe realizarse inyección i.v. directa ya que es muy irritante de las venas. Diluir la ampolla con 20, 50 ó 100 ml adicionales de SF (concentración máxima 1mg/ml). Administrar en un tiempo mínimo de 25-30 minutos. En el tratamiento del hipo incoercible se diluye en 500-1000 ml de SF y se administra a una velocidad de infusión de 0.5 mg/min aproximadamente. Desechar las soluciones con coloración amarilla intensa.



Cloxacilina. Anaclosil®, caps. de 500 mg. Orbenin® susp. de 125 mg/5 ml. Comp. 250 y 500 mg. Dosis de 50 a 100 mg/Kg/día en 3-4 dosis. Reconstituir el vial con un disolvente inmediatamente antes de administrar. Agitar y asegurarse que ha quedado bien disuelto. La estabilidad una vez preparado es muy corta y no se recomienda guardar, administrar lentamente 3-5 minutos. Desechar las cantidades sobrantes.



Cocktail lítico. Meperidina (Dolantina®) a 2mg/Kg/dosis + Prometazina (Fenergan®) a 1 mg/Kg/dosis + Clorpromazina (Largactyl®) a 1 mg/Kg/dosis.



Codeína. Codeisan®, comp 30 mg; susp. 1.3 mg/ml; supos. 7 mg. Dosis como analgésico a 0.3 mg/Kg (/4h). No administrar a menores de 2 años.



Cotrimoxazol (Trimetropin/Sulfametoxazol). Septrin®, comp. con 80/400 mg. Septrin forte®, Comp. con 160/800 mg. Septrin pediátrico®, comp. con 20/100 mg; susp. con 40/200 mg en 5 ml. Soltrim®, vial con 160/800 mg en 5 ml; diluir cada ml del vial en 50 ml de S. glucosado al 5%. Dosis de 6/30 a 12/60 mg/Kg/día en 2 dosis.



Cromoglicato disódico. Intal®, Feral®, Cusicrom®. Inhibe la liberación de mediadores de la inflamación. Colirio (4%), inh nasal (2%, 4%), cáps inh (20 mg). Asma: 1 cáps inh cada 6 h. Rinitis alérgica: 1 inh en cada orificio nasal cada 6-8 h.



Danazol. Danatrol®, caps. de 50, 100 y 200 mg. Dosis de 100 a 400 mg/día.



Deflazacort. Zamene®, got. 1 mg/gota, comp 6 y 30 mg. Dosis 1-2 mg/Kg/día.



Desmopresina. Minurin®, aerosol nasal (10 µg/puff). Dosis 20 µg/día.



Dexametasona. Decadrán®, Fortecortín ®, vial (4,40, 200 mg), comp (0.5, 1 mg). Antiinflamatorio o inmunosupresor: 0.03-0.15 mg/kg/día cada 6-12 h. Edema cerebral: Carga: 1,5 mg/Kg/dosis i.v. Mantenimiento: 1-1,5 mg/kg/día cada 4-6 h durante 5 días. La vía intravenosa directa ha de hacerse lentamente, como mínimo 1 minuto, no es recomendable la infusión continua.



Dexclorfeniramina. Polaramine®, susp. 2 mg/5 ml; comp. 2 mg; Polaramine repetabs®, gragea de 6 mg. Dosis de 0.2 mg/Kg/día en 3-4 dosis.



Dexferroxiamina. Desferin®, vial de 500 mg. Dosis inicial de 20 mg/Kg (IM). Luego 10 mg/Kg cada 2 días.



Dextrometorfan. Romilar®, comp. de 15 mg y gotas con 15 mg/ml. Dosis de 1 mg/Kg/día en 3‑4 dosis.



Diacepam. Valium®, amp. con 10 mg/2 ml.; comp. 5 y 10 mg. Dosis de 0.2‑0.3 mg/Kg/dosis. Diluir 1 ampolla en 8 ml de S. glucosado al 5% (1ml = 1 mg), administrar 1 mg/min. En perfusión contínua administrar a 0.3‑1 mg/kg/hora. Enema: <10>10 kg: 10 mg.



Diacetilmidecamicina. Myoxam®, comp. 600 mg; susp. 250 mg/5 ml. Dosis de 35-50 mg/Kg/día.









Diazóxido. Hiperstat®, vial: 300 mg/20 ml. Dosis: 1-3 mg/Kg/dosis. Administrar en “bolus” sin diluir rápidamente en 10-30 segundos. Se puede repetir a los 5-15 minutos, hasta que la tensión arterial disminuya. Administrar únicamente en una vena periférica. Mantener el paciente monitorizado y con la tensión arterial controlada. Vigilar la aparición de cefaleas.



Difenhidramina. Benadryl®, sol. 5 mg/ml; caps. 25 y 50 mg. Dosis de 5 mg/Kg/día.



Difenilhidantoina. Fenitoina Rubio®, vial con 250 mg. Dosis en status de 15 a 20 mg/Kg. Mantenimiento a 4‑7 mg/Kg/día, en 2 dosis. La solución se prepara con 250 mg de fenitoina en 45 ml de S. fisiológico (1 mg/0.2 ml). Velocidad máx. de infusión 1 mg/Kg/min. La estabilidad del vial preparado es de 4 a 6 horas a temperatura ambiente. No debe guardarse en nevera. Comprobar que esté libre de turbidez o precipitados.



Digoxina. Lanacordin®, sol. con 0.05 mg por ml; ampollas con 0.5 mg. Digoxina®, amp. con 0.25 mg/ml. Dosis de impregnación: Dosis: vo: 0,03 -0,05 mg/Kg/día. Dosis máxima: 1 mg/Kg/día. RNpT : 0,03 mg/Kg/día. RNAT: 0,04 mg/Kg/día. <> 2 años : 0,04 - 0,06 mg/Kg/día. Dosis de mantenimiento: 1/10-1/5 de la dosis inicial, iniciarla a las 24 horas de la dosis inicial; 0.01 mg/Kg/día en 2 dosis. Digitalización rápida: Dosis: 0,04 mg/Kg/día, la mitad en la 1ª dosis, la otra mitad se divide en 2 dosis (c/ 8 horas); luego se pasa a vía oral con 25% de la dosis calculada, 2/3 en la mañana y 1/3 en la noche.



Dobutamina. Dobutrex®, vial 250 mg/20 ml. Dosis de 5 a 20 mcg/Kg/día. Diluir 60 mg (4.8 ml) en 100 ml de S. glucosado al 5% (1 ml/Kg/hora = 10 mcg/Kg/min.). La solución obtenida es estable al menos 24 h a temperatura ambiente. Se recomienda emplear bombas de infusión. Las soluciones pueden presentar un color rosa debido a ligera oxidación del producto, a pesar de ello no hay pérdida significativa de potencia.



Domperidona. Motilium®, comp. de 10 mg; susp. 1 mg/ml. Dosis de 0.2 mg/Kg/dosis.



Dopamina. Dopamina®, amp. 200 mg/5 ml. Dosis de 2 a 15 mcg/Kg/min. Indic.: Inodilatador con efecto β1 y mínimo efecto β2. Disminuye las resistencias vasculares sistémicas y pulmonares. Diluir 60 mg (1.5 ml) en 100 ml de S. glucosado al 5% (1 ml/Kg/hora = 10 mcg/Kg/hora). No mezclar con soluciones alcalinas.



Doxiciclina. Vibracina®, susp. 10 mg/ml; caps. de 100 mg. Vibravenosa®, amp. 100 mg/5 ml. Dosis de inicio (Rickettsiosis) 4 mg/Kg; dosis de nabtenimiento de 2 mg/Kg/ día en 2 dosis. La vía parenteral recomendable es la infusión intermitente, para ello se diluye la ampolla en 200-250 ml de SF ó SG5% (0.5-0.4 mg/ml), administrar en al menos 60 minutos. Evitar extravasación ya que es muy irritante. Proteger el suero de la luz solar directa. Si una solución de doxiclina toma un color oscuro, indica que se ha degradado, por lo que no se debe administrar.



Droperidol. Inapsine®, vial con 2.5 mg/ml. Indic.: antiemético de rescate. Dosis: 10-30 mcg/Kg (iv) y 30-75 mcg/Kg (im).



Ebastina. Ebastel®, sol. 5 mg/5 ml, comp. 10 mg. Dosis: No administrar a < 2 años, 2-6 años: 2.5 mg/día, 6-12 años: 5 mg/día. Enalapril. Renitec®, Acetensil®, Comp (5, 20 mg), vial (1 mg/ml). Inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina. Dosis: 0.1-0.5 mg/kg/día, cada 12 h. En adolescente 2-20 mg/día. La vía parenteral preferida es la infusión intermitente para ello se diluye la dosis en 50 ml de SF ó SG5% y administrar en 50 minutos. En el caso de administración i.v. directa es importante administrar lentamente, como mínimo en 5 minutos. Monitorizar al paciente, vigilar si se presenta hipotensión. Ergotamina. Cafergot®, grageas 1 mg. Cafergot PB® , sipos 2 mg. Dosis inicial (> 6 años): 2 mg. Dosis máxima diaria 6 mg.



Eritromicina. Lederpax®, toallitas. Loderm®, sol 2%. Dosis 1-3 aplicaciones al día. (Quimioterapia tópica). Pantomicina®, comp. 500 mg; sobres de 500 y 1000 mg; amp. con 1 g/20 ml; Pantomicina Forte®, susp. 500 mg/5 ml. Dosis de 30-50 mg/Kg/día (v.o.) y de 15 a 20 mg/Kg/día (I.V.). El vial se reconstituye con el contenido de la ampolla, teniendo una estabilidad de 24 horas a temperatura ambiente y 2 semanas en nevera. Desde el punto de vista microbiológico no se recomienda guardar más de 24 horas. La administración parenteral recomendada es la infusión intermitente, para ello se diluye la dosis prescrita en 250 ó 500 ml de SF. Administrar en 30-60 minutos. Si las venas del paciente son muy sensibles a flebitis puede diluirse en 500 ml de SF y alargarse el tiempo de administración. Si se emplea SG5% debe confirmarse que el pH es el adecuado, añadiendo 0.5 ml de bicarbonato sódico 1 Molar por cada 100 ml de SG5%.



Eritropoyetina. Erantin®, vial 2000 UI=16.6 µg/2ml. Dosis de 40 UI/Kg/dosis tres veces a la semana. Dosis: 50-200 U/Kg (sc), a dias alternos. Dosis máxima de 240 UI/Kg/dosis.



Espiramicina. Rovamycine®, comp. 500 mg. Dosis de 50 a 100 mg/Kg/día en 2 dosis.



Espironolactona. Aldactone-A®, comp. de 25, y Aldactone®, comp. 100 mg. Dosis de 1.5 a 3 mg/Kg/día.



Estreptomicina. Estreptomicina®, vial de 1 g. Dosis de 20 a 40 mg/Kg/día. La estabilidad del vial reconstituido es de 5 días en nevera. Desde el punto de vista microbiológico no se recomienda guardar más de 24 horas. La vía recomendada es la i.m. alternando los puntos de inyección. La infusión intermitente no es recomendable, pero en caso necesario hay que diluir el vial reconstituido en 100 ml de SF e infundir en 30-60 minutos.



Etambutol. Myambutol®, gragea de 100 y 400 mg. Dosis de 15-25 mg/Kg/día.



Etomidato. Amidate®, solución de propilen glicol a 2 mg/ml o 20 mg/ml. Dosis 0.2-0.6 mg/Kg (IV). Derivado carboxilado del Imidazol que fue introducido en la práctica clínica en 1972. No esta relacionado con ningún otro anestésico i.v. Es una base débil soluble en solución acuosa a un pH < 3, sin embargo su núcleo imidazólico, al igual que el Midazolam, es el responsable de que a pH fisiológico sea altamente liposoluble. El Etomidato, al igual que los barbitúricos reduce la presión intracraneal, el flujo sanguíneo y el metabolismo cerebral. Parece tener menor efecto depresor sobre el sistema cardiovascular que el resto de los hipnóticos conocidos, por lo que su uso se recomienda en la inducción del paciente hipovolémico y/o con reserva cardiovascular disminuida. Al igual que los barbitúricos y el propofol deprime la respuesta ventilatoria a la hipercápnia. El Etomidato inhibe la enzima 11ß-hidroxilasa hepática, la cual es esencial para la producción del cortisol y los mineralcorticoides. Este efecto tiene una gran trascendencia clínica ya que cuando se administra en perfusión continua reduce la producción de los esteroides. El fentanilo cuando se usa con el etomidato, aumenta la incidencia de náuseas y vómitos. Los efectos depresores ventilatorios del etomidato son aumentados por el uso a la vez de opiáceos. Los efectos de los relajantes musculares no despolarizantes son potenciados por el etomidato Etosuximida. Zarontin®, susp. 50 mg/ml. Dosis de 20 mg/Kg/día. Fenobarbital. Luminal®, amp. con 200 mg/ml.; comp. con 100 mg; Luminaletas®, comp. con 15 mg. Dosis de entrada de 15 a 20 mg/Kg, seguidas de 3‑5 mg/Kg/día en 2 dosis. Fentanilo. Fentanest®, amp. 150 µg/3 ml. Dosis de carga 1-5 µg/Kg. Infusión 2-4 µg/Kg/h. (IV, IM). Vida media: 0.5-1 hora. Fentolamina. Indic.: HTA por feocromocitoma; extravasación de drogas alfa-adrenérgica (Dosis de 0.1-0.2 mg/Kg, máx. 5 mg, sc). Perfusión de 1-2 mcg/Kg/min. Fibrinógeno. Haemocomplementan®, Dosis: (150-fibrinógeno mg/dl) x Kg x 0.5. Fluconazol. Diflucan®, comp (100 mg), amp (100 mg/50 ml), jarabe (5 mg/ml). Dosis: 3-6 mg/kg/24 h. El vial de 100 mg/50 ml puede administrarse directamente en 30 minutos. Flumazenil. Anexate®, amp. 0.5 mg/5 ml. Dosis de 0.003-0.007 mg/Kg en bolo cada minuto (hasta 3 dosis); dosis máx. 2 mg. En casos donde sea necesario un efecto antagonista superior a 45 minutos, puede administrarse en infusión i.v. continua (0.1 mg/h), hasta la resolución del proceso. Se pueden observar síntomas de deprivación en pacientes en tratamiento prolongado con benzodiacepinas. Flunarizina. Sibelium®, comp. 5 mg. Dosis 10 mg/noche. Indic.: Migraña. Fluocortina. Vaspit®, crema, pomada 0.7 %. Dosis 1-2 aplicaciones al día Fluor. Fluor Lacer®, gotas 0.05 mg/gota. Fluorkin®, comp. 0.25 y 1 mg. Dosis 0.25-0.5 mg/día. Fluorcitoxina. Ancotil®, vial con 10 mg/ml. Dosis de 200 mg/Kg/día repartido en 4 dosis. Infundir en un mínimo de 20 minutos. Fluticasona. Flixotide®, inh 50 y 250 mcg/inh. Flixotide accuhaler®, 100 y 500 mcg/inh. Dosis: 50-100 mcg/12 h. Fosfomicina. Fosfocina®, Susp. 250 mg/5 ml, Caps. 500 mg. Dosis 100 mg/Kg/día. Furazolidina. Saleton®, comp. 50 mg. Dosis en Giardiasis de 8 mg/Kg durante 10 días. Furosemida. Seguril®, comp. 40 mg; amp. 20 mg/2 ml. Dosis de 1‑6 mg/Kg/dosis, cada 6 horas. en el caso de administración por perfusión se administrará 0.1-0.8 mg/Kg/h disuelto en SG 5%. Gabapentina. Neurontin®, caps 300 y 400 mg, comp. Recubiertos 600 y 800 mg. Indic.: epilepsia parcial mioclónica en > 12 años como monoterapia; en > 3 años como terapia añadida. Dosis: 30 mg/Kg. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 1 semana. Tiempo de fase estable: 2 días.



Ganciclovir. Cymevene®, vial: 500 mg. Dosis inicio: 10 mg/kg/día/cada 12 h/14-21 días. Mantenimiento: 5-6 mg/kg/día durante 5 días/semana. Reconstituir el vial con 10 ml de agua p.i., agitar hasta completa disolución. La concentración final es de 50 mg/ml. El vial preparado es estable 12 h a temperatura ambiente. Para administración en infusión intermitente, se debe diluir la dosis prescrita en la cantidad necesaria de SF ó SG5% y que no se supere la concentración de 10 mg/ml, administrarlo en 60 minutos. Debido a la alta alcalinidad de la disolución puede producir flebitis. Evitar la ingestión, inhalación o contacto con la piel o las membranas mucosas, tanto del paciente como del personal manipulador. Si el ganciclovir entra en contacto con la piel lavar la zona afectada con abundante agua y jabón. Si entra en contacto con los ojos, enjuagar con agua durante al menos 15 minutos. La reconstitución y preparado debería hacerse en el servicio de farmacia en cabina de flujo laminar vertical y con precauciones habituales de los productos citotóxicos.



Gentamicina. Gentamicina®, vial de 20, 40 y 80 mg. Dosis de 3-5 mg/Kg/día repartido en 2 dosis.



Glucagón. Glucagón Novo®, vial con 10 mg. Dosis de 1 mg/dosis. Dosis <>15 Kg: 1 mg.



Haloperidol. Haloperidol®, gotas con 1 mg/10 gotas; amp. 5 mg/ml. Proteger de la luz. Conservar entre 15 y 30 ºC. No refrigerar. Dosis de 1‑6 mg/día. en 4‑6 dosis. Se puede administrar vía i.v. directa (al menos 1 minuto), en infusión intermitente (50-100 ml de SG5% administrados en 30 minutos), en infusión continua y por vía i.m. A concentraciones altas (1 mg/ml) es incompatible con SF.



Heparina. Vial: 5 ml 1%: 5.000 U.I. 5 ml 5%: 25.000 U.I. Dosis de ataque: 50-75 U/Kg. Dosis mantenimiento: 25 U/Kg/hora, debe mantenerse un TPTA de 1.5 veces el nivel basal. Su sobredosificación se corrige con la administración i.v. de protamina (1 mg de protamina debe neutralizar 100 U.I. de heparina). Para heparinizar catéteres se utiliza 1 ml de heparina sódica al 1% + 9 ml de SF ó 1 ml de Heparina 5% en 50 ml de SF.



Hidralazina. Hydrapres®, comp. de 25 y 50 mg; amp. 20 mg/ml. Dosis de 0.15 mg/Kg/dosis. Repetir cada 30 minutos hasta un máximo de 1.7 mg/Kg/día. Por v.o. dosis de 0.25 mg/Kg/día en 3‑6 dosis.



Hidrato de cloral. Dosis 25-50-100 mg/Kg/dosis; máx. 1 g/dosis (vo, vr).



Hidroclorotiazida. Hidrosaluretil®, comp. 50 mg. Dosis: 2-3 mg/Kg/día cada 12 h. Dosis máx.200 mg/día.



Hidrocortisona. Actocortina®, Vial (100, 500, 1.000 mg), comp (20 mg). Tratamiento sustitutivo: 12,5 mg/m2/24 h i.v. o i.m., doblar dosis si es v.o. Suniderma®, crema, pomada 0.1%. Dosis 1-3 aplicaciones al día. Situaciones de estrés 2-4 veces la dosis. Para reconstituir el vial, tomar 1.1 ml de la ampolla de agua destilada e introducir en el vial. La concentración final es de 100 mg/ml, siendo estable 24 horas en nevera.



Hidroxicina. Atarax®, comp. de 25 mg; susp. de 2 mg/ml. Dosis de 0.6 mg/Kg/día en 3 dosis.



Hierro, ferroso. Fer-in-sol®, gotas con 1 mg/gota. Ferrogradumet®, comp. con 150 mgGlutaferro® , gotas con 1.5 mg/gota. Dosis de 4‑6 mg/Kg/día.



Hierro, protein succinato. Lactoferrina®, vial 15 mg = 40 mEq de Fe.



Hioscina, bromuro. Buscapina®, amp. 20 mg, grag. 10 mg, supos. 10 mg. Dosis 1 mg/Kg/día.



Ibuprofeno. Suspensión al 2%: 100 mg/5 ml. Suspensión al 4%: 200 mg/5 ml. Comp. y Sobres de 400 y 600 mg. Dosis de 20-40 mg/Kg/día (c/8 h).



Ictiol + Äcido salicílico. Pentrax®, champú.



Imipenem. Tienam®, vial de 250 y 500 mg. Dosis de 30-50 mg/Kg/día en 3 dosis. Diluir 250 mg en 50 ml de S. glucosado al 5% (5 mg/ml). Perfundir 1 ml/min. Dosis máx. 2 g/día. Disolver el contenido de 250 mg con 50 ml de SF ó SG5% y el de 500 mg con 100 ml de SF ó SG5%. Agitar durante al menos 2 minutos hasta obtener una solución clara que puede ser incolora o amarillenta. La estabilidad del vial reconstituido con SF es de 10 horas a temperatura ambiente y 48 horas en nevera. Si se utiliza SG5% como disolvente es estable 4 horas a temperatura ambiente y 24 horas en nevera. No congelar. Una vez reconstituido el vial i.m. tiene un color blanco o canela claro, siendo estable durante 1 hora. En la administración i.v. intermitente, si la dosis prescrita se encuentra entre 250-500 mg administrar durante 20-30 minutos. Algunos pacientes pueden presentar nauseas durante la infusión del antibiótico. Se puede evitar, reduciendo la velocidad de infusión. No administrar a pacientes con historial alérgico a antibióticos betalactámicos. Los viales i.m. e i.v. no son intercambiables, pues además del disolvente presenta diferencias en su formulación.



Imipramina. Tofranil®, gragea de 10, 25 y 50 mg; Dosis en enuresis de 25‑75 mg/dosis nocturna, a los tres meses pasar a dias alternos y retirar progresivamente.



Indometacina. Dosis: 0.5-2 mg/Kg/8-12 h. (vo). Cierre de ductus: 1ª dosis de 0.2 mg/Kg/día a intervalos de 12-24 horas; 2ª y 3ª dosis 0.1 mg/Kg/día. Repetir nuevo ciclo si se precisa a los 7 días.



Inmunoglobulina antihepatitis B. Engerix B® . Dosis: 0.05 ml/Kg (IM).



Inmunoglobulina antirrábica. Dosis: 20 U/Kg (IM), la mitad infiltrada alrededor de la herida.



Inmunoglobulina antitetánica. Inmunogamma antitetánica®, vial de 1 y 2 ml (250 UI/ml).



Inmunoglobulina polivalente. Inmunogamma®, vial de 320 mg/2 ml, vial de 800 mg/5 ml. Dosis: 0.02 ml/Kg (IM) en hepatitis A. Poliglobin®, 400 mg/Kg/día (4 días) (IV) en púrpura trombopénica idiopática, anemia hemolítica autoinmune y enf. de Kawasaki.



Inotropos, Combinaciones de:



1. Aumento exclusivo de la contractilidad:



- Dopamina (8-10 mcg/Kg/min + Dobutamina.



- Dopamina (8-10 mcg/Kg/min + Adrenalina (dosis media).



- Dobutamina (<15 mcg/Kg/min) + Adrenalina (dosis media). 2. Potenciar la acción inotropa con aumento de la postcarga: - Dopamina (15-25 mcg/Kg/min + Noradrenalina. - Dopamina (15-25 mcg/Kg/min + Adrenalina (dosis alta). - Dobutamina (10-15 mcg/Kg/min) + Noradrenalina. - Dobutamina (10-15 mcg/Kg/min) + Adrenalina (dosis alta). 3. Potenciar acción inotropa con disminución de la postcarga: - Dobutamina + vasodilatador arterial. - Amrinona + Dobutamina. - Amrinona + Dopamina (dosis media). - Adrenalina (dosis bajas) + Vasodilatador arterial. Ipratropio, bromuro. Atrovent®, inh. 20 μg/inh. Solución para respirador, 250 μg/ml. Isoniacida. Cemidon®, comp. de 150 mg. Dosis de 10-20 mg/Kg/día. Isoproterenol. Aleudrina®, amp. de 1 ml con 0.2 mg. Dosis de 0.1 a 0.4 µg/Kg/min. Preparar con 3 amp. (0.6 mg) en 100 ml de S. glucosado al 5% (1 ml/Kg/hora = 0.1 mcg/Kg/minuto). Tiene acción inotrópica y cronotrópica cardiaca. Disminuye la resistencia arteriolar, resistencia vascular pulmonar y de la vía aérea. Josamicina. Josamina®, susp. 125 - 250 - 500 mg /5ml. Dosis de 50 mg/Kg/día en 3 dosis. Kanamicina. Kanamicina®, vial de 500 y 1000 mg. Dosis de 15 a 30 mg/Kg/día en 2-3 dosis. Ketamina. Ketolar®, vial de 20 ml con 10 mg/ml. vial de 10 ml con 50 mg/ml, vial de 10 ml con 100 mg/ml. Dosis: 1‑2 mg/Kg por vía IV. Por vía IM dosis de 3 a 10 mg/Kg. Ketoconazol. Fungarest®, susp. 20 mg/ml, caps. 200 mg. Dosis <15>30 Kg 200-400 mg/24h. (Antifúngicos).



Ketotifeno. Zasten®, comp. 1 mg; sol. 1 mg/5ml. Dosis de 0.15 mg/Kg/día en 2 dosis.



Lactitol. Emportal®, sobres 10 g. Dosis 0.25-0.5g/Kg/día.



Lactulosa. Duphalac®, Sol. 10 g/15 ml. Dosis lactantes: 2.5-10 ml/día, niños: 40-90 ml/día.



Lamotrigina. Lamictal®, comp. 5, 25, 50, 100 y 200 mg. Indic.: epilepsia parcial y generalizada. Dosis sin valproato: 2 mg/Kg/día (1º-2ª semana), mantenimiento 5-15 mg/Kg/día; máx. 400 mg/día. Dosis con valproato: 0.2 mg/Kg/día (1ª-2ª semana), mantenimiento 1-5 mg/Kg/día; máx. 200 mg/día. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 5-10 semanas. Tiempo fase estable: 3-10 días.



Levonorgestrel. Norlevo®, comp. 750 mcg. Dosis 2 comprimidos a intervalos de 12 horas.



Levotiroxina. Levothroid®, comp. de 50 y 100 µg. Dosis 50 µg/Kg/día (<> 6 años).



Lidocaina. Lincaina®, amp. de 200 mg/10 ml. Dosis inicial: 1 mg/Kg/dosis IV lento en bolo. Puede repetirse cada 10 minutos hasta 3 mg/Kg/hora. Infusuón contínua: 20‑50 mcg/Kg/minuto. Preparar 60 mg (3 ml) en 100 ml de S. glucosado al 5% (1 ml/Kg/hora = 10 mcg/Kg/min).



Lincomicina. Lincocin®, vial 600 mg/2 ml. Dosis de 10-20 mg/Kg/día en 2 dosis.



Lindano. Kife®, Loción, gel, champú 1%. Yacutín®, Loción 3%. Dosis 1-2 aplicaciones/día (3 días).



Loratadina. Clarityne®, jar. 5mg/5ml, comp 10 mg. Dosis <30>30 Kg: 10 mg/día.



Losartan. Cozaar®, comp. 25 y 50 mg. Dosis de 0.1 mg/Kg/día (c/12 h) con incrementos cada 48 h. Rango de 0.5-1 mg/Kg/día). Indic.: Inhibidor de los receptores de la angiotensina II.



Lugol, solución. Se prepara con yoduro potásico: 2 gr + yodo metálico: 1 gr + agua destilada: 300 ml. Dosis de 10‑20 gotas/día en 3‑4 dosis. Neonatos: 1 gota/8 horas.



Magnesio, sales de. Eupeptina®, Polvo. Dosis 1-3 cucharaditas/dosis.



Manitol. Manitol 20%®, Dosis de 0.2 (1 ml) a 1g (5 ml) /Kg/dosis.



Mebendazol. Lomper®, comp. 100 mg; susp. 100 mg/5 ml. Dosis de 100 mg dosis única (oxiuros); 100 mg/Kg/12 h. durante 3 días (ascaris, tenias y trichuros).



Meperidina. Dolantina®, vial de 100 mg. Proteger de la luz. Dosis de carga: 0.25-0.5 mg/Kg/4 horas. Infusión: 0.05-0.1 mg/Kg/h. (VO, IM, IV). Vida media: 3-4 horas. Para la administración i.v. directa lenta disolver con SF de forma que la concentración final sea de 5 mg/ml (se toma 1 ml de la ampolla con una jeringa y completa el volumen hasta 10 ml). Administrar en 1 ó 2 minutos. Para la administración en infusión intermitente se diluye la dosis prescrita en 50-100 ml de SF ó SG5%. También se puede administrar vía i.m. y s.c.



Mepifilina. Fluidasa®, got. 20 mg/ml, sol. 25 mg/5 ml, caps. 150 mg. Dosis: 3-8 mg/Kg/día. 1 gota/Kg/dosis.



Mequitazina. Mircol®, sol. 2.5 mg/5ml, comp 5mg. Dosis 0.25-0.5 mg/Kg/día.



Mercurobutol. Mercryl Laurilee®, Sol. 1%.



Mesalazina. ASA®, comp. 400 mg. Dosis de 20‑40 mg/Kg.



Metadona. Dosis: 0.2 mg/Kg, incrementos 0.05 mg/Kg (VO, IM, IV). Vida media: 4-12 horas.



Metamizol. Nolotil®, amp. 400 mg/ml, supos. 500 y 1000 mg, caps. 575 mg. Dosis: 20-40 mg/Kg/dosis.



Metildopa. Aldomet®, tab. 250 y 500 mg. Dosis de 2‑10 mg/Kg/día en 3 dosis.



Metilfenidato. Rubifén®, comp. 10 mg. Dosis 20-30 mg/día. Concerta®, comp liberación retardada 18, 36 y 54 mg. No administrar en menores de 6 años.



Metilglucamina. Glucantime®, amp. con 1500 mg/5 ml. Dosis de 100 mg/Kg/día (IM), 1 o 2 ciclos de 14 días de tratamiento con intervalo de 1 semana .









Metilprednisolona. Urbasón®, ampollas de 20, 40, 125 mg; Estilsona®, gotas con 1 mg/6 gotas. Dosis: 1‑3 mg/Kg/día. Adventan®, emulsión tubo 50 g.



Metoclopramida. Primperam®, Gotas con 0.1 mg/gota; susp. 5 mg/5 ml; comp. 10 mg; amp. 10 mg. Dosis de 0.1 mg/Kg/dosis (3 dosis/día).



Metronidazol. Flagyll®, tab. de 250 mg; vial de 500 mg/100 ml. Dosis de 7 mg/Kg/dosis (3 dosis). En neonatos 1-2 dosis.



Miconazol. Daktarin®, crema, polvo 2%, gel oral. Dosis 1-3 aplicaciones al día.



Midazolam. Dormicum®, amp. 15 mg/3 ml. Dosis: 0.05-0.3 mg/Kg/dosis. Infusión continua preparar con 6 mg en 100 ml de S. glucosado 5% (1 ml/Kg/Hora = 0.06 mg/Kg/hora). Dosis infusión: 0.15-0.3 mg/Kg/hora (ventilación mecánica); 0.06 mg/Kg/hora (ventilación espontánea). Dosis intranasal de 0.5 mg/Kg. Dosis oral 0.75 mg/Kg. En el caso de utilizar la vía i.v. la recomendable es la i.v. directa de forma lente. Esta vía se utiliza en la sedación anterior al inicio de la intervención diagnóstica o quirúrgica administrando 5-10 minutos antes una dosis de 0.05 mg/kg. La dosis de mantenimiento es un 25% de la dosis inicial. En la inducción a la anestesia, también se inyecta por vía i.v. lenta en 20-30 segundos y la dosis habitual es de 0.3 mg/kg de peso.



En la inyección i.m. profunda en una zona de gran masa muscular. Esta vía de administración se utiliza en la sedación preoperatoria. La dosis suele ser de 0.07-0.1 mg/kg administrada 30-60 minutos antes de la intervención.



La solución de la ampolla de midazolam es estable hasta un máximo de 1 hora a temperatura ambiente cuando se mezcla en la misma jeringa con: atropina sulfato, escopolamina bromhidrato, morfina sulfato o meperidina. (Anestésicos sistémicos).



Milrinona. Corotrope®, amp. 1 mg/ml. Inhibidor de la fosfodiesterasa 15 veces mas potente que la amrinona, induce menos trombopenia. Dosis: 50 mcg/Kg en 10 min. Mantenimiento con 0.2-0.75 mcg/Kg/min.



Montelukast. Syngulair®, comp. 4, 5 y 10 mg. Dosis: 4-10 mg/día.



Morfina. Cloruro mórfico®, Dosis 0.1 mg/Kg/3 horas. Dosis de carga: 0.1-0.3 mg/Kg. Infusión: 0.01-0.06 mg/Kg/h. (VO, IM, IV). Vida media: 3-4 horas.



Mupirocina. Bactroban®, pomada 2%. Dosis 3 aplicaciones al día.



Nalidixico, ácido. Wintomylon®, susp. 250 mg/5 ml; comp. 500 mg. Dosis 50 mg/Kg/día en 3 dosis. En las profilaxis de infecciones urinarias: 15 mg/Kg/dosis nocturna.



Naloxona. Naloxone®, amp. 0.4 mg/ml. Dosis de 0.01 mg/Kg/dosis.



Naproxen. Naproxyn®, comp. 500 mg. Dosis: 5-7 mg/Kg/8-12 h.



Nedocromil. Tilad®, inh. 2mg/inh. Dosis 2-4 mg/8-12 h.



Neomicina. Neomicina®, comp de 250 y 500 mg. Dosis de 50-100 mg/Kg/día en 3 dosis.



Neomicina + Polimixina + Bacitracina. Dermisone triantibiótica®, crema. Dosis 3 aplicaciones al día.



Neostigmina. Prostigmine®, Vial: 0.5 mg/ml. Proteger de la luz. Antídoto de curarizantes y anticolinérgicos. Almacenar entre 15 y 30 ºC. No congelar. Intoxicación por bloqueantes neuromusculares: 0.07-0.08 mg/kg i.v. asociado a atropina. Se puede administrar por vía i.v. directa (30 segundos) e i.m. También se puede administrar por vía sc. Para prevenir una respuesta vagal excesiva cuando se emplea la vía i.v., se puede administrar sulfato de atropina por vía i.v. cinco minutos antes de la neostigmina.









Nifedipino. Adalat, adalat retard®, Caps (10 mg), comp (20 mg). Crisis HTA: 0.25-0.5 mg/kg/dosis sublingual. HTA crónica: 0.5-3 mg/kg/día/ cada 12 h.



Nistatina. Mycostatin®, susp. 100.000 U/ml. Crema 100.000U/g. Dosis 100.000 U/Kg.



Nitrofurantoina. Furantoina®, comp. 50 mg; susp. 10 mg/ml. Dosis de 5 mg/Kg/día en 3 dosis. En profilaxis de infecciones urinarias: 1 mg/Kg/dosis nocturna.



Nitrofurazona. Furacín®, Pomada, polvos, sol. quirúrgica 2%.



Nitroglicerina. Dosis: 0.5-0.2 mcg/Kg/min. (vasodilatador venoso), 3-20 mcg/Kg/min. (vasodilatador arterial y venoso). Preparación 6 mg en 100 ml de SG 5%, 1 ml/Kg/h = 1 mcg/Kg/min.



Nitroprusiato. Nitropusiatt Fides®, vial 50 mg. Dosis: 0.5-10 mcg/Kg/min. La solución se prepara disolviendo 50 mg de nitropusiato en 2 ml de S. glucosado al 5% y posterior completar hasta 500 ml de S. glucosado 5 % (1 ml/Kg/hora = 1 mcg/Kg/min.



Noradrenalina. Levophed®, amp. 8 mg/4ml. Dosis de 0.01‑2 mcg/Kg/min. Indic.: Inoconstrictor (α1 α2), mínimo efecto beta. Preparar 6 mg en 100 ml de S. glucosado 5 % (1 ml/Kg/hora = 1 mcg/Kg/min.).



Noscapina. Tuscalman®, susp. 1.5 mg/ml; Supos. lactantes 5 mg; supos. niños con 10 mg. Dosis de 3‑15 mg/Kg/día.



Obidoxima. Toxogonin®, amp. 250 mg/1 ml. Dosis: 3‑5 mg/Kg (IV).



Omeprazol. Omeporazol®, caps 20 mg. Dosis: 0.25-0.5 mg/Kg/12 h.



Ondansetrón. Dosis 0.15 mg/Kg/día.



Otilonio, bromuro. Spasmoctyl®, grageas 40 mg. Spasmoctyl pediátrico®, grageas 10 mg. Dosis 1-2 mg/Kg/día.



Oxcarbazepina. Trileptal ®, comp. 300 y 600 mg. Dosis: 30-40 mg/Kg. Indic.: > 6 años con epilepsia parcial en monoterapia. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 2-3 semanas. Tiempo fase estable: 2 días.



Pancuronium bromuro. Pavulon®, ampollas de 2 ml con 4 mg. Dosis: 0.05‑0.1 mg/Kg cada 2‑3 horas. Se diluye 1 ml en 9 ml de agua destilada (1ml = 0.2 mg). Reversión del efecto de los relajantes musculares no despolarizantes: Neostigmina (0.07 mg/Kg) o Piridostigmina (0.1-0.2 mg/kg) + Atropina (0.02 mg/Kg).



Paracetamol. Zolven®, comp. 500 mg; Apiretal®, gotas 100 mg/ml.; Febrectal lactantes®, supos. 150 mg; Termalgin infantil®, supos. 325 mg. Dosis: 40 mg/Kg/día en 3‑4 dosis.



Penicilina G benzatina. Benzetacil®, vial 600.000 y 1.200.000 U. Dosis: 600.000 U/día (<>25 Kg). Penicilina G procaina. Aqucilina®, vial 600.000 U. Neopenyl®, iny 400.000 U y 1000.000 U. Dosis: 25.000-50.000 U/Kg/día.



Penicilina G sódica. Peniroger®, vial de 1, 2 y 5 millones de U. Dosis de 25.000 a 50.000 U/Kg/día en 4 dosis.



Penicilina V. Penilevel®, sobres con 250 mg = 425.000 U. Dosis: 25-50.000 U/Kg/día en 3-4 dosis.



Penicilina G benzatina. Benzetacil®, vial 600.000 y 1.200.000 U. Dosis: 600.000 U/día (<>25 Kg).



Penicilina G procaina. Aqucilina®, vial 600.000 U. Neopenyl®, iny 400.000 U y 1000.000 U. Dosis: 25.000-50.000 U/Kg/día.



Penicilina G sódica. Peniroger®, vial de 1, 2 y 5 millones de U. Dosis de 25.000 a 50.000 U/Kg/día en 4 dosis.



Penicilina V. Penilevel®, sobres con 250 mg = 425.000 U. Dosis: 25-50.000 U/Kg/día en 3-4 dosis.



Pentamidina. Pentacarinat®, Vial: 300 mg/3 ml. Proteger de la luz. Conservar entre 15 y 30º C. Antiprotozoario. Dosis: P. Carinii: 4 mg/kg/día 12-14 días. Otros: 2-4 mg/kg/día 10-15 días. Reconstituir el vial con 3 a 5 ml de agua p.i.. Para la vía i.m. reconstituir con 2-3 ml de agua p.i.. Es estable en nevera durante 24 horas. Las vías de administración preferente son la infusión intermitente (al menos 60 minutos) y la i.m. profunda. Se debe mantener al paciente bajo supervisión médica durante la administración y hasta que se normalice la presión sanguínea. También se administra vía inhalatoria en forma de aerosol. Prevenir exposición ocupacional, el personal sanitario debe observar normas específicas de manejo.



Pentazocina. Sosegón®, comp. 50 mg; amp. 50 mg. Dosis: 0.5 mg/Kg/dosis. Se puede repetir a las 3‑4 horas.



Piperacilina. Pipril®, vial: 2, 4 g. Dosis RN: 100 mg/Kg/día, cada 12 h. Niños fibrosis quística: 350-500 mg/kg/día/cada 4-6 h. Otras: 200-300 mg/kg/día cada 4-6 h. Reconstituir el vial con un su disolvente correspondiente. Las presentaciónes de 2 g tanto i.m. como i.v. ha de reconstituirse con la ampollas que acompañan; el vial de 4 g se ha de disolver con 20 ml de agua p.i. La concentración final es de 400 mg/ml y 200 mg/ml respectivamente. La estabilidad es de 24 horas a temperatura ambiente y 48 horas en nevera. Se puede administrar muy lentamente (3-5 minutos para evitar irritación en vena), infusión intermitente (diluir la dosis en 50-100 ml de SG5% o SF y se administra en 30-60 minutos) y la i.m. profunda (el preparado piperacilina-tazobactam no se recomienda por esta vía).



Piracinamida. Pirazinamida®, comp. 500 mg. Dosis diaria matutina 20-40 mg/Kg (máx. 2 g). Dosis bisemanal matutina: 50-70 mg/Kg (máx. 3 g <>50 Kg).



Pirantel. Trilombrin®, tab. 250 mg; susp. 50 mg/ml. Dosis: 10 mg/Kg/dia en 1 dosis (2 días).



Piridostigmina. Mestinon®, comp. 60 mg; amp. 1 mg. Dosis: 0.1 mg/Kg/dosis (IM); 7 mg/Kg/día (vo) en 4‑6 dosis.



Pirimetamina. Daraprim®, comp. 25 mg. Dosis: profilaxis frente a Plasmodium 0.5‑0.75 mg/Kg/dosis (1 vez a la semana). Dos semanas antes de entrar en área endémica y 8 semanas después de dejarla.



Plasminógeno, factor activador. Indic.: Trombosis de vena renal. Dosis: 0.1-0.3 mg/Kg/h. durante 6-48 h. Contraindic: heparina.



Povidona yodada. Betadine®, sol. antiséptica, sol. capilar, sol. gargarismos.



Prazosin. Dosis: 5 mcg/Kg, seguido de 25-150 mcg/Kg/día (c/6-8 h.). Indic.: antagonista α1 selectivo que disminuye las resistencias vasculares sistémicas y pulmonares sin efecto taquicardizante; puede asociarse a IECA, beta-bloqueantes y antagonistas del calcio.



Prednicarbato. Peitel®, crema, ungüente, pomada 2.5%. Dosis 1-2 aplicaciones al día.



Prednisolona. Estilsona®, gotas con 7 mg/ml/40 gotas. Dosis: 1 mg/Kg/día.



Primidona. Mysoline®, comp. 250 mg. Dosis de 10‑15 mg/Kg/día en 2‑3 dosis.



Procainamida. Byocoryl®, cáps 250 mg, vial 1 g/10 ml. Indic.: Fibrilación auricular asociada a S. de Wolff-Parkinson-White. Dosis v.o.: 15-50 mg/kg/día/ cada 6 h. Dosis i.m.: 20-30 mg/kg/día cada 4-6 h. Dosis i.v.: bolo 10-15 mg en 30 min., mantenimiento: 20-80 mcg/kg/min. Esta vía se debe reservar para los casos de urgencia. Se recomienda vigilar la presión sanguínea y administrar en posición supina. En el caso de infusión intermitente-continua se recomienda emplear bombas de infusión.



Promestrieno. Colpotrofín®, crema vaginal.









Prometazina. Fenergan®, gragea 25 mg; amp. 50 mg/2 ml; susp. 1 mg/ml. Dosis: 1 mg/Kg/día en 3-4 dosis.



Propanolol. Sumial®, ampollas de 5 ml con 5 mg; comprimidos de 10 y 40 mg. Dosis: arritmias: 0.01-0.1 mg/kg i.v. lento cada 68 h. Dosis máx: 1 mg. Dosis v.o.: 0.5-4 mg/Kg/cada 6-8 h, máx. 60 mg/día. Dosis HTA: inicio 0.5-1 mg/Kg/día cada 6-12 h., v.o., incrementos cada 3-5 días hasta máx. 2 mg/Kg/día. Crisis tirotóxicas: 0.15 -0.25 mg/Kg i.v. lento y repetir a los 5 min. Mantenimiento: 12 mg/mg/Kg cada 6 h v.o. La vía i.v. se debe usar únicamente en el tratamiento de urgencia de arritmias cardiacas y crisis tirotóxicas.



Propiltiouracilo. Dosis: 5-10 mg/Kg/día.



Propofol. Diprivan®, Vial de 10mg/ml. Dosis sedación consciente: 0.2-1 mg/Kg, seguido de perfusión de 0.5-1 mg/Kg/h. Dosis inducción de anestesia: 2-2.5 mg/Kg. Infusión IV: 6-12 mg/Kg/h.



Prostaglandina E1. Alprostadil®, ampollas con 0.5 mg en 1 ml. Dosis de choque 0.1 mcg/Kg/minuto durante 2 horas. Dosis de mantenimiento 0.03 mcg/Kg/minuto. Preparar 1 ampolla (0.5 mg) en 9 ml de disolvente de la ampolla. De ellos tomar 5 ml y mezclar en 45 ml de S. glucosado al 5% (0.1 mcg/Kg/minuto = 1.2 ml/Kg/ hora). Tiene acción vasodilatadora, en especial en el mantenimiento del ductus arterioso.



Protamina. Protamina Rovi®, Vial: 50 mg/5 ml. Conservar en nevera. No congelar. Dosis: 0.75-1 mg por cada 100 U de heparina que se desee neutralizar. Máx.: 50 mg. No exceder 20 mg/min. Hemostático. Antídoto de la heparina. Administrar la dosis prescrita en forma de inyección i.v. lenta. En caso necesario diluir con SF.



Proteina C. Xigris P®, vial de 5 y 20 mg. Dosis: 24 mcg/Kg/h durante 96 h.



Ranitidina. Zantac®, comp. 150 mg; amp. 50 mg/5 ml. Dosis: 1.25-2.5 mg/Kg/12 h (vo); 0.75-1.5 mg/Kg/6 h. (iv).



Resincolestiramina. Resincolestiramina®, polvo 1 g. Dosis: 1‑2 g/Kg/dosis. Diluir 1 g en 3‑4 ml de S. glucosado al 10 %, administrar por SNG o como enema.



Ribavirina. Viracid®, vial 6 mg. Dosis: Diluir 1 vial en 100 ml de agua bidestilada y completar hasta 300 ml de agua bidestilada. Nebulización ultrasónica durante 12 horas diarias (3‑7 días).



Rifampicina. Rifaldin®, comp. 600 mg; caps. 300 mg; susp. 20 mg/ml. Dosis: 10 mg/Kg/día. Profilaxis Haemophilus: 20 mg/Kg/día (4 dosis). Profilaxis Meningococo: 10 mg/Kg/12 horas (2 días).



Salbutamol. Ventolin®, susp. 0.4 mg/ml; comp. de 2 y 4 mg, Sol. para respirador 5 mg/ml; inhalador 0.1 mg/dosis. Dosis: 0.3 mg/Kg/día en 3‑4 dosis. La solución para respirador se prepara con 5 mg (1 ml) en 100 ml de agua destilada, lo que aporta 1 mg/hora. Vial con 0.5 mg/ml. Perfusión IV, dosis inicial de 10 mcg/Kg en 20 minutos. Continuar con una perfusión de 0.2 mcg/Kg/minuto, aumentar 0.2 mcg/Kg/minuto cada 10 minutos hasta obtener efecto deseado o frecuencia cardiaca mayor de 200 l/minutos. Añadir 0.6 mg de Ventolin inyectable en 100 ml de S. glucosado al 5%; la perfusión de 1 ml/Kg/hora aporta 0.1 mcg/Kg/minuto.



Salicílico, ácido + Vitamina A. NeoCeuticals®, sol. 50 ml, gel 15 g.



Salmeterol. Serevent®, inh. 25 y 50 mcg/inh. Dosis: 50 mcg/12 h.



Sedo-analgesia.



1. Midazolam: 0.2 mg/Kg (máx 10 mg) + Fenatnilo: 2 mcg/Kg (máx. 100 mcg) en 2 min.



2. Fentanilo: 2 mcg/Kg (máx. 100 mcg) + Propofol 2 mg/Kg en 2 minutos. Mantenimiento con propofol 5-15 mg/Kg/h (0.5-1.5 ml/Kg/h).









Sertaconazol. Dermoseptic®, crema, polvo, gel, sol. 2%. Dosis 1-2 aplicaciones al día.



Sucralfato. Urbal®, sobres 1 g. Dosis: 1/2‑1 sobre 30 minutos antes de la ingesta.



Sueros-Soluciones de perfusión intravenosas.



Bicarbonato 1/6 M: Na 166 mEq/l, Bicarbonato 166 mEq/l, 333 mOsm/Kg.



ClK, ampollas: 1 ml = 3.3 mEq de K.



ClNa al 30 %: 1 ml = 5.1 mEq de Na.



ClNa al 20 %: 1 ml = 3.4 mEq de Na.



ClNa al 0.9 %: 1 ml = 0.154 mEq de Na. 300 mOsm/Kg.



ClNH4: Cl 0.169 mEq/ml,NH4 0.169 mEq/ml, 338 mOsm/kg.



Fosfato potásico: K 2.6 mEq/ml



Gluconato cálcico al 10 %: 1 ml = 0.44 mEq = 8.9 mg de Ca.



Glucosado al 5%: 278 mOsm/Kg.



Glucosalino 1/3: 1 ml = 0.051 mEq de Na.



Glucosalino 1/5: 1 ml = 0.0308 mEq de Na.



Ringer: Na 0.147 mEq/ml, K 0.004 mEq/ml, Cl 0.156 mEq/ml, 310 mOsm/Kg.



Ringer-lactato: Na 0.130 mEq/ml, Cl 0.112 mEq/ml, K 0.004 mEq/ml, bicarbonato 0.028 mEq/ml, 280 mOsm/Kg.



Sulmetín simple: 1 ml = 1.2 mEq = 14.7 mg de Mg.



Sulfadiacina argéntica. Flammazine®, crema al 1%, 60 g. Dosis 1-3 aplicaciones al día. Sulfato magnésico. Sulmetin®, iny. 120 mg/ml. Dosis 0.2 ml/Kg/día.



Sulpiride. Dogmatil®, Sol. oral 5 mg/ml, Inyectable IM: 100 mg/2ml, Caps: 50 mg. Dosis: 5 mg/Kg/día.



Surfactante porcino. Curosurf®, Viales de 120 mg. Dosis de 100 mg/Kg, repetir a las 12 horas.



Suxametonio. Anectine®, Mioflex®, vial 50 mg/ml. Dosis 1 mg/Kg. (Relajantes musculares).



Teicoplanina. Targocid®, vial de 200 y 400 mg. Dosis inicio 15 mg (Kg primer día, luego 6-10 mg/Kg/día (c 12 h.). Las 3 primeras dosis cada 12 h. Para reconstituir el vial, inyectar lentamente el agua del vial, hacer rodar el vial entre las manos hasta la disolución completa. Evitar la formación de espuma. En caso de producirse espuma dejar en reposo la solución 15 minutos. El vial preparado es estable 48 horas a temperatura ambiente y 7 días en nevera. Se puede administrar vía i.v. directa (un minuto), en infusión intermitente (diluir la dosis prescrita en 20-50-100 ml de SF o SG5%, e infundir en 20-30 minutos) o vía i.m.



Teofilina. Teofilina anhidra BOI®, tabletas fraccionables de 300 mg.; Eufilina®, sol. 16 mg/ml; amp. 20 mg/ml. Dosis: Apnea del prematuro 2 mg/Kg/6 h.; lactantes < 3 meses 8 mg/Kg/día; preescolares 15‑24 mg/Kg/día. En perfusión contínua: 5‑6 mg/Kg en 50 ml de S. fisiológico a pasar en 20 minutos. Se continua con 1.2 mg/Kg/hora en 50 ml de S. fisiológico a ritmo contínuo. Theo‑Dur, comp de 100, 200 y 300 mg. Terbutalina. Terbasmin®, sol 1.5 mg/5 ml, comp. 2.5 mg. Terbasmin turbuhaler®, 0.50 mg/dosis. Terbasmin inhalador® 0.25 mg/dosis. Dosis: 0.2 - 0.3 mg/Kg/dia. Thiopental sódico. Thiobarbital®, vial 1g. Dosis inicial: 4‑6 mg/Kg/dosis en bolo. Dosis mantenimiento: 2‑4mg/Kg/hora. La solución para perfusión se prepara: a) Preescolares‑escolares, se reconstituye 1 vial en 20 ml de agua destilada, diluir el vial reconstituido en 20 ml. de S. fisiológico (25 mg/ml). b) En el RN, se reconstituye el vial en 20 ml de agua destilada, diluir posteriormente 5 ml del vial en 45 ml de S. fisiológico (5 mg/ml Tiagabina. Gabitril®, comp.: 5, 10 y 15 mg. Indic.: > 12 años con epilepsia parcial como terapia añadida. Dosis: 0.4-0.6 mg/Kg. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 5-8 semanas. Tiempo fase estable: 2 días.



Tiroxina. Levothroid®, Comp. 50 mcg. Dosis: 0-3 meses: 10-15 mcg/Kg/día; 3-12 meses: 7-10 mcg/Kg/día; 1-5 años: 5-7 mcg/Kg/día; 6 años en adelante: 2-4 mcg/Kg/día



Tobramicina. Tobramicina®, vial de 50 y 100 mg. Dosis: 4 mg/Kg/día.



Tolazolina. Priscoline®, vial 25 mg/ml. Dosis: choque 1‑2 mg/Kg/10 minutos; mantenimiento 1‑2 mg/Kg/hora.



Topiramato. Topamax®, comp.: 25, 50, 100 y 200 mg. Indic.: en mayores de 2 años con epilepsia parcial y generalizada eb monoterapia. Dosis 5-9 mg/Kg. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 5-8 semanas. Tiempo fase estable: 3-5 días.



Tramadol. Adolonta® , caps. 50 mg, amp. 100 mg. Dosis: 1-1.5 mg/Kg/día.



Tranexámico, ácido. Amchafibrin®, amp. 500 mg; comp. 500 mg. Dosis 25 mg/Kg/día (c/8 h).



Uroquinasa. Dosis: 4400 U/Kg (inicio) continuar con 4400 U/Kg/hora (5 días) continuar con heparinización 10-14 días.



Valproico, ácido. Depakine®, sol. 200 mg/ml; gragea 200 y 500 mg. Vial 400 mg/ml. Dosis: 20‑40 mg/Kg/día (vo); En status convulsivo dosis inicial en bolo de 15 mg/Kg en 5 min. Perfusión de 1-2 mg/Kg/h.; cada mg/kg de valproato iv incrementa los niveles plasmáticos en 3.5 mcg/ml.



Vancomicina. Diatrazin®, vial 500 mg/10 ml. Dosis 30 mg/Kg/día en 2 dosis en RN menores de 7 días. Dosis de 45 mg/Kg/día en 3 dosis en RN mayores de 7 días. Diluir 500 mg en 250 ml de S. glucosado 5 % (2 mg/ml).



Vecuronium. Vecuronium®, vial de 10 mg/10 ml. Dosis: 0.1 mg/Kg. Perfusión 0.06-0.1 mg/Kg/min. Reversión del efecto de los relajantes musculares no despolarizantes: Neostigmina (0.07 mg/Kg) o Piridostigmina (0.1-0.2 mg/kg) + Atropina (0.02 mg/Kg).



Verapamilo. Manidón®, ampollas de 5 mg. Indic.: Antagonista del calcio, en taquicardia supraventricular paroxística tras fracasar ADP. Dosis: 0.1‑0.2 mg/Kg/dosis en 2 minutos, puede repetirse a los 30 minutos. Contraindicado en recién nacidos.



Vigabatrina. Sabrilex®, comp y sobres de 500 mg. Indic.: S. de West en monoterapia y tanda corta; dosis: 100-150 mg/Kg. En mayores de 2 años epilepsia parcial y generalizada como terapia añadida. Intervalo hasta dosis de mantenimiento: 1 semana. Tiempo fase establa: 2 días. Dosis: 40-100 mg/Kg/día, en 2 dosis diarias. Violeta de genciana. Vigencial®, sol. hidroalcohólica al 2%.



Vitamina A. Dosis de 1000-3000 U/Kg/día.



Vitamina B1. Benerva®, amp. 100 mg. Dosis de 50-100 mg/día (IM).



Vitamina C. Dosis de 50 mg/Kg/día a partir de la primera semana de vida.



Vitamina D (Calciferol). Vitamina D®, gotas 600 U/gota. Dosis: 100 U/Kg/día.



Vitamina D (25-hidroxicolecalciferol). Hidroferol®, gotas (1 gota = 4 µg = 240 UI). Dosis: 5-50 µg/día.



Vitamina D3 (1‑25 dihidroxicolecalciferol). Rocaltrol®, caps. 0.25 y 0.50 mcg. Dosis: 0.25‑0.50 µg/día.



Vitamina E. Auxina E® , caps. 200 y 400 mg. Ephinal® , amp. 50 mg. Dosis de 10-25 U/Kg/día (vo), hasta alcanzar los 2 Kg de peso. En RN sometidos a oxigenoterapia 50 U/Kg/día (IM) el primer día y cada 3 días (1 U = 1 mg).